La Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, conversó hoy con el ministro de Exteriores egipcio, Mohamed Kamel Amr, para advertir de los riesgos de una "concentración excesiva" de poder, dado el polémico decreto del pasado jueves que blinda los poderes del presidente, Mohamed Mursi.

"Estamos siguiendo las situación política en marcha en Egipto muy estrechamente. La secretaria de Estado mantuvo esta mañana una conversación telefónica con el ministro de Exteriores egipcio, no solo para preguntar acerca de esta situación, también para hablar sobre Gaza", indicó Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado en su rueda de prensa diaria.

Clinton aprovechó "la oportunidad para insistir (...) en que queremos ver que el proceso constitucional avanza de una manera que no concentra el poder excesivamente en un conjunto de actores, que asegura el estado de derecho y de equilibrios entre poderes, y protege los derechos de todos los grupos en Egipto".

Nuland se refería así la controvertida declaración constitucional anunciada el jueves pasado por la Presidencia egipcia en virtud de la cual todas las decisiones del presidente Mohamed Mursi quedarán fuera del escrutinio judicial, lo que ha suscitado las protestas de los grupos de la oposición no islamista y de asociaciones de la sociedad civil.

En estas protestas, se acusa a Mursi de abuso de poder por declarar sus decisiones definitivas e inapelables ante la Justicia hasta la entrada en vigor de una nueva Constitución.

La funcionaria estadounidense aseguró la "importancia" para EE.UU. de que "las disputas se lleven a cabo de una manera democrática"

"Lo que entendemos desde el lado egipcio es que ahora existen discusiones entre un amplio número de actores, y que el presidente Mursi está en consultas con varios grupos, incluidos los jueces", agregó.

"Estábamos preocupados de que hubiera violencia, al haber manifestaciones contrapuestas. Pero el hecho de que la gente implicada está hablando con el resto es un buen paso", señaló Nuland.