El diputado Valdemar Costa Neto y tres ex legisladores fueron sentenciados el lunes a penas de prisión por su participación en un escándalo de corrupción ocurrido en 2005 que estuvo cerca de derribar el gobierno del entonces presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Costa Neto se convirtió en el primer legislador activo en ser sentenciado por el Supremo Tribunal Federal en el juicio por un escándalo de compra de votos para aprobar la agenda del gobierno conocido como "mensalao" por involucrar pagos mensuales a diputados.

El diputado por el conservador Partido de la República, que mantiene un apoyo distante al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, fue sentenciado a siete años y 10 meses de prisión y una multa de alrededor de un millón de reales (medio millón de dólares) por los delitos de corrupción y lavado de dinero.

Bajo las leyes brasileñas, cuando la sentencia es de menos de ocho años de cárcel el reo puede cumplir la pena en régimen semiabierto que le permite pasar el día en libertad y dormir en prisión durante los primeros años. Posteriormente obtiene derecho de régimen abierto, en el cual no debe permanecer encarcelado.

El Supremo Tribunal condenó a 25 personas de un total de 38 acusados por su participación en el mensalao, incluyendo el poderoso brazo derecho del entonces presidente Lula, José Dirceu, sentenciado dos semanas atrás a 10 años y 10 meses de cárcel, y el ex presidente del gobernante Partido de los Trabajadores, José Genoino, quien deberá purgar seis años y 11 meses de reclusión.

El lunes los jueces del máximo tribunal de justicia definieron también las sentencias de prisión los ex diputados José Borba (dos años y seis meses), Carlos Alberto Rodrigues (seis años y tres meses), Romeu Queiroz (seis años y seis meses) y Pedro Henry (cuatro años y ocho meses).