El estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal entidad de fomento de Brasil, anunció hoy la concesión de un crédito de 22.500 millones de reales (unos 10.817 millones de dólares) al consorcio que construye la polémica hidroeléctrica de Belo Monte, en la Amazonía.

El monto aprobado, destinado al consorcio Norte Energía, corresponde a casi el 80 por ciento de la inversión total que requiere la planta, que se sitúa en unos 28.900 millones de reales (unos 13.894 millones de dólares), según un comunicado de la entidad.

La financiación aprobada incluye la cantidad de 3.700 millones de reales (unos 1.778 millones de dólares) destinados a la compra de equipamientos.

Según la nota, para el desembolso de los recursos económicos será necesaria la comprobación del cumplimiento de las normas ambientales en el proyecto.

Belo Monte, que tendrá una potencia máxima instalada de 11.233 megavatios cuando sea concluida y generará 18.700 empleos directos durante el periodo de obras, ha motivado numerosas manifestaciones de las comunidades ribereñas y los indios, que denuncian que la represa tendrá un impacto irreversible en la selva amazónica.

La hidroeléctrica, que se construye sobre el río Xingú, en el estado amazónico de Pará tendrá 24 turbinas de generación y cuando comience a operar, lo que está previsto para febrero de 2015, será la tercera mayor del mundo por detrás de la planta china de Tres Gargantas y la brasileño-paraguaya de Itaipú.

El BNDES informó además de que financiará acciones sociales y ambientales por valor de 3.200 millones de reales (unos 1.538 millones de dólares), la mayor cantidad aprobada por el organismo para iniciativas de esas características.