El número de fallecidos en la explosión de gas registrada este fin de semana en una mina de carbón de la provincia meridional china de Guizhou asciende ya a 23, según informa hoy la prensa oficial.

El accidente ocurrió el sábado en la mina de carbón Xiangshui de la localidad de Liupanshui, cuando se encontraban en su interior 28 trabajadores.

Los equipos de salvamento lograron entonces rescatar a cinco mineros y encontraron los cadáveres de 18 trabajadores.

A lo largo del fin de semana y hasta hoy se han localizado cinco cadáveres más.

Las minas de carbón chinas son las más peligrosas del mundo, con alrededor de 3.000 muertes anuales debido a la falta de medidas de seguridad o la sobreexplotación.

El carbón es aún la principal fuente energética de China, ya que representa entre un 60 y un 70 por ciento del total de energía en la segunda economía mundial.