Trece supuestos miembros de la milicia radical islámica Al Shabab murieron ayer en combates contra el Ejército de Somalia por el control de una ciudad estratégica próxima a la frontera con Kenia, informaron hoy las autoridades.

Los radicales se enfrentaron con el Ejército en Beled Hawo (suroeste), que llegó a caer brevemente en manos de la milicia, admitió Diyad Abdikalil, comandante de las fuerzas gubernamentales en la región de Gedo, donde se ubica esa localidad.

Sin embargo, las tropas oficiales lanzaron una contraofensiva y consiguieron recuperar el control de Beled Hawo, localidad situada en una carretera clave que une Somalia con la cercana frontera keniana.

"Logramos expulsarlos (a los fundamentalistas). Ahora, los estamos persiguiendo", comentó Abdikalil, citado por la red de medios somalí Shabelle, al precisar que al menos 13 radicales perdieron la vida.

El alcalde de la región de Gedo, Mohamed Abdi Kaiil, confirmó también el choque entre los milicianos de Al Shabab y las fuerzas gubernamentales.

En su cuenta de Twitter, los fundamentalistas confirmaron asimismo el ataque en Beled Hawo, aunque no divulgaron información sobre el número de víctimas.

La milicia, que el pasado febrero anunció su adhesión a la red terrorista Al Qaeda, combate desde 2006 a las autoridades somalís y a la fuerza multinacional de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí.

A pesar de los recientes avances de las tropas aliadas contra Al Shabab, los radicales aún controlan buena parte del centro y el sur de Somalia, donde el Gobierno somalí aún no está en condiciones de imponer su autoridad.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.