Unas 3.000 mujeres uruguayas se concentraron y marcharon hoy en Montevideo para reclamar medidas mas efectivas en el país que definen como el "campeón regional" de la violencia doméstica.

Al conmemorarse el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, distintas organizaciones no gubernamentales denunciaron que en Uruguay cada nueve días muere una mujer a manos de su pareja o expareja y cada 40 minutos se produce una denuncia por violencia doméstica.

Aunque las cifras oficiales se harán públicas este lunes en una conferencia del Ministerio del Interior, Eduardo Bonomi, del Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los Derechos de la Mujer denunció que 24 mujeres fueron asesinadas en lo que va del año en Uruguay en casos de violencia doméstica.

Los mismos grupos, entre los que figuran además Mujeres de Negro y Mujer Ahora, denuncian que en el país el 59 % de los casos de mujeres asesinadas lo son a manos de sus parejas o exparejas, y en la mayoría de ellos con denuncias previas por agresión y malos tratos.

Teresa Herrera, de la Red Uruguaya contra la violencia doméstica y sexual, dijo a Efe que la movilización pretendió ser "un toque de esperanza" para que "no sigan muriendo mujeres".

Uruguay, con 3,3 millones de habitantes y 30 mujeres muertas cada año por violencia doméstica es el país "campeón regional negativo" en el tema de la violencia de género, aseguró.

Las cifras proporcionalmente con su población son "cinco veces mas altas que en Argentina y siete veces mas elevadas que en Chile", aseguró.

Las razones para esos números negativos, en un país considerado de buen nivel cultural en general, son "las desigualdades que vienen desde la historia, y una sociedad patriarcal".

"Aunque las mujeres hemos ganado mucho terreno en algunos temas, sigue siendo difícil romper algunas barreras", afirmó Herrera.

"Cada día mas, debemos trabajar en la educación de las nuevas generaciones para que crezcan en la no violencia", agregó.

Susana Escobar, fundadora de Mujeres de Negro, otra de las organizadoras de la marcha, destacó a Efe que el objetivo del encuentro fue "realizar un llamado de atención a todos los uruguayos" sobre la "necesidad" de hacer frente "a un problema grave de la sociedad".

"Si decimos que cada año mueren unas 30 mujeres en Uruguay por casos de violencia doméstica y las denuncias son decenas, estamos frente a un problema grave", afirmó.

HASH(0xa2ee524)

Este año la marcha agregó la presencia de unos 450 niños "porque ellos son el futuro" y porque la familia tiene el "compromiso de educarlos en la tolerancia y la no violencia", agregó.

HASH(0xa2ee614)

"Muchas veces los niños también sufren esa violencia doméstica invisible a la vista de la mayoría de gente por ser puertas adentro", destacó Escobar.

La movilización que recorrió un kilómetro desde la Presidencia uruguaya a la Intendencia de Montevideo tuvo por objetivo "sacudir" al Gobierno, a los legisladores, a las fuerzas políticas y a la Justicia sobre la "necesidad" de mayor tarea conjunta para atender el problema de la violencia contra las mujeres, que es "grave" en el país, coincidieron en destacar las organizadoras.

Varias organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, presentaron un reclamo frente a la Suprema Corte de Justicia el pasado mes de junio para que la respuesta judicial frente a situaciones de violencia de género "sea realmente efectiva" y no se repitan "casos mortales" de mujeres que previamente denunciaron en mas de una ocasión a sus exparejas sin lograr una solución a la situación.

Actualmente, las mujeres que recurren a la justicia "muchas veces" terminan en una situación de "mayor vulnerabilidad" de la que tenían antes de pedir garantías para su seguridad y su vida, opinó Maria Morelli, abogada de Mujer Ahora.

Como novedad para el 2013 las autoridades anunciaron la puesta en funcionamiento de pulseras que indiquen la ubicación del agresor en casos de fallos judiciales con limitación de aproximación a la mujer agredida y, simultáneamente, la creación de un centro de rehabilitación para los agresores.