Un conjunto encabezado por el exfutbolista brasileño Marcos Evangelista de Moraes Cafú jugó hoy un partido contra el equipo del presidente boliviano, Evo Morales, en un pueblo del altiplano de La Paz a 4.153 metros sobre el nivel del mar.

Morales y Cafú llegaron juntos al pueblo de Santiago de Collana, a 124 kilómetros de La Paz, para estrenar una cancha de hierba artificial construida en la zona con apoyo de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), organizadora del espectáculo y filial de la multinacional Anheuser-Busch InBev.

El capitán de la selección brasileña que ganó el Mundial del 2002 aseguró sentirse "honrado" por la invitación para inaugurar el campo con el presidente Morales, a quien halagó por las políticas sociales que lleva adelante en Bolivia.

El mandatario boliviano no ocultó, por su parte, su sorpresa y emoción por la participación de Cafú en el acto que, según dijo, será "inolvidable porque nos visita una personalidad del mundo".

"A mí me ha sorprendido, no creía cuando me dijeron que iba a venir Cafú. Este hermano no solo es conocido en todo el mundo, sino que también es respetado, admirado, buscado", sostuvo Morales.

El gobernante, muy aficionado al fútbol, suele jugar partidos durante sus visitas oficiales a otros países o a cumbres internacionales, con su equipo de escoltas y funcionarios.

El exfutbolista brasileño vistió un poncho de color rojo y un lluchu, un gorro de lana usado en el altiplano, que le obsequiaron los pobladores de Collana, por lo que Morales aseguró que ahora es "un hermano aimara más".

Cafú también recibió del viceministerio de Deportes la medalla de oro al Mérito Deportivo en el grado de "Forjador del Deporte".

Morales y Cafú intercambiaron camisetas y luego entraron a la cancha para disputar el encuentro que terminó con un marcador de 7-4 a favor del equipo presidencial.

Al concluir el encuentro, el brasileño, que marcó dos goles para el equipo de la CBN, expresó sus respetos por el presidente.

Cafú aplazó una visita similar a Bolivia en abril pasado por problemas con su vuelo.