La temporada pasada, los Bobcats de Charlotte fueron el equipo con la peor foja en la historia de la NBA. Ahora los Wizards de Washington intentan salvarse de esa bochornosa distinción.

Los Bobcats derrotaron 108-106 a los Wizards en dos tiempos extras el sábado, con lo que igualaron sus triunfos totales de la campaña pasada en apenas su 12mo partido en esta.

En la temporada 2011-12, acortada por un cierre patronal, Charlotte se fue de 7-59, el peor porcentaje de victorias en la historia de la liga. Ahora ya tiene foja de 7-5.

Washington esperaba ganar su primer partido, pero en lugar de ello cayó a 0-11.

"Intentábamos pasar de ser la organización más perdedora en la historia de la NBA a establecernos en una posición en la que la gente nos tenga que respetar. No sé nada acerca de victorias. Sí sé acerca del respeto", dijo Mike Dunlap, entrenador de los Bobcats.

Los Wizards y sus aficionados hicieron un esfuerzo desesperado por obtener su primer triunfo. Un fanático sostenía un letrero que decía: "Todo lo que quiero para Navidad es una victoria".

Washington tiene 14 partidos de aquí al 25 de diciembre y, si no gana para entonces, los Wizards tendrían foja de 0-25 y fácilmente establecerían un récord del peor arranque en la historia de la NBA. Nueva Jersey inició con 0-18 en la campaña 2009-10.

Los Wizards iban ganando 103-101 con 1:27 por jugarse en el segundo tiempo extra, pero entonces Reggie Williams metió su única canasta del partido, un triple que le dio a Charlotte una ventaja de 104-103 con 1:18 en el reloj.

"Es difícil ganar un juego", dijo un desalentado Randy Wittman, entrenador de Washington.

"Uno tiene que concretar jugadas en la recta final. Pensé que tuvimos tres que se veían muy bien, pero no entraron. Muchas cosas... el principio del partido, el principio del tercer cuarto. Eso es responsabilidad mía. No estoy señalando con un dedo a mis jugadores. Obviamente, es responsabilidad mía, sé que es responsabilidad mía y necesito dilucidar una manera de enderezar esto. Ese es mi trabajo y asumo totalmente la responsabilidad por ello".

Byron Mullens anotó 27 puntos, Ramon Sessions hizo 20 y Ben Gordon agregó 19 para los Bobcats.

Washington cayó a 0-11 a pesar de la chispa que proporcionó el brasileño Nené, que le dio a energía a los Wizards durante la mayor parte de los 29 minutos que estuvo en la cancha, pero a fin de cuentas los Bobcats se llevaron el triunfo.

Martel Webster metió 21 puntos para Washington y Nené anotó 19, con ocho canastas en 13 intentos y tres tiros libres en cuatro oportunidades. Fue apenas el segundo partido del sudamericano después de que se perdió los primeros nueve por una lesión en un pie.

"No sé cuántos partidos hemos perdido. Sólo sé que había un par de encuentros que se suponía íbamos a ganar", afirmó Nené.

Webster lo defendió.

"Quiere ganar. Está allá afuera trabajando muy duro. Tiene algunos problemas, pero para el equipo, para lo que es nuestra visión, nuestra meta, sale y juega con el corazón; quiere ganar", dijo.