La Bolsa egipcia suspendió hoy sus cotización durante media hora por las fuertes pérdidas sufridas en su apertura tras la decisión del presidente del país, Mohamed Mursi, de blindar sus poderes el jueves pasado mediante una declaración constitucional.

En su primer día de trabajo tras el decreto de Mursi, el parqué abrió con unas pérdidas de unos 15.200 millones de libras egipcias (unos 2.480 millones de dólares), mientras que el índice principal, el EGX 30, bajó el 6 % hasta alcanzar los 5.112,79 puntos, informó la agencia oficial de noticias Mena.

La Bolsa egipcia se había mantenido estable en la última semana por encima de los 5.400 puntos.

El jueves pasado, Mursi emitió una declaración constitucional por la que declaró todas sus resoluciones "inapelables y definitivas", lo que levantó la ira de la oposición, que mantiene una acampada en la plaza cairota de El Cairo contra la decisión del presidente.