Las fuerzas rebeldes sirias capturaron una base de helicópteros cerca de la capital, Damasco, dijeron activistas el domingo.

Los insurgentes tomaron el control de la base Marj al-Sultan en las afueras de Damasco el domingo por la mañana, precisó Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

Informó que al menos 15 rebeldes y ocho soldados murieron en los enfrentamientos armados, que comenzaron el día anterior.

Abdul-Rahman y el activista Maat al-Shami, residente en Damasco, dijeron que los rebeldes destruyeron dos helicópteros con granadas propulsadas por cohetes y capturaron un tanque. Añadieron que la base cuenta con varios radares.

La guerra civil siria comenzó con una protesta pacífica en marzo de 2011 contra el régimen del presidente Bashar Assad, inspirada por otras revueltas en el mundo árabe. La guerra ha matado a más de 40.000 personas, según activistas.