La organización terrorista ETA pide una negociación sobre su desarme, disolución y los presos, en un nuevo comunicado en el que afirma que España y Francia "pueden frustrar la oportunidad de paz", ya que asegura existe un "riesgo real" de "dejar sin salida el proceso".

En el comunicado publicado hoy por el diario vasco Gara, vía utilizada habitualmente por la organización terrorista para difundir sus declaraciones, ETA sostiene que durante el año transcurrido desde que declaró el cese de definitivo de su acción armada se ha producido una "involución" .

En este contexto añade que cuando la oferta de España y Francia es "la cerrazón, la represión cruda y no ofrecen caminos para superar el conflicto político, se alimenta la confrontación".

La organización terrorista asegura haber realizado durante el último año "intentos de abrir conversaciones" con los Gobiernos español y francés y les acusa de "cerrar las puertas al diálogo" y "avanzar en dirección contraria" con la política penitenciaria, la "represión" y las declaraciones de los ministros de Interior español y francés, Jorge Fernández Díaz y Manuel Valls, respectivamente.

Se muestra dispuesta a hablar del reconocimiento del daño que ha causado a las víctimas en las negociaciones que demanda abrir con el Gobierno, al que también exige que reconozca "los crímenes que ha cometido" con miembros de ETA.

La banda armada pide de nuevo negociar sobre sus presos y miembros huidos, el desarme y disolución de la organización y la "desmilitarización" del País Vasco con la "adecuación" de las fuerzas armadas.

Plantea un diálogo sobre "las fórmulas y plazos" para "traer a casa a todos los presos y exiliados"; el desarme, disolución y "desmovilización" de sus miembros y la "desmilitarización de Euskal Herria (País Vasco), adecuando al final de la confrontación armada las fuerzas armadas que están en Euskal Herria".

Además de estos tres asuntos, ETA también plantea que Francia y España deben reconocer su "responsabilidad" en "crímenes" como "torturas, guerra sucia o ejecución de militantes de ETA".

Respeto a las víctimas causadas por la propia banda terrorista, ETA dice que "está dispuesta a incluir este tema en la agenda" de una eventual negociación "a fin de reconocer la verdad y la responsabilidad de cada uno".

El Gobierno español, a través del Ministerio del Interior, ha señalado que el único comunicado que espera de ETA es "el de su disolución incondicional", y aseguró que no tiene nada que negociar con la organización terrorista.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, calificó en su cuenta personal de Twitter la declaración de "más papel mojado" y aseguró que "no hay nada que negociar con terroristas asesinos".

ETA declaró el cese definitivo de su actividad armada en octubre de 2011 tras cinco décadas de acciones terroristas, en las que ha asesinado a más de 850 personas en su busca de la independencia del País Vasco.