Los votantes en la industriosa y económicamente destacada región nororiental de Cataluña comenzaron a depositar sus votos el domingo al abrirse las casillas en unas elecciones que pudieran determinar el futuro del mapa de España.

Apenas poco más de 5,2 millones de personas pueden votar por candidatos para llenar el Parlamento catalán de 135 escaños ubicado en Barcelona.

El gobierno regional, encabezado por Artur Mas, convocó a elecciones anticipadas como parte de una lucha de poder con el gobierno central conducido por el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy.

En momentos en que Rajoy está inmerso en combatir la peor crisis económica de España en décadas, Mas considera que se le pide a Cataluña cargar con una parte excesivamente grande de la carga fiscal y que podría irle mejor si se separa del país e intenta ingresar a la Unión Europea como una nación independiente.

Si los electores le dan un fuerte apoyo a Mas el domingo, él ha prometido convocar a un referendo en el que les preguntaría a los catalanes si preferirían separarse de España e ingresar por sí solos a la UE.