Con 67 años de tradición, Aucas, uno de los equipos más populares del balompié ecuatoriano, conocido como el "ídolo del pueblo", conmociona a su fiel fanaticada cuando coquetea con un posible ascenso al fútbol de primera división.

"Es el mejor equipo del mundo", dijo emocionado Enrique Cueva, un médico de 62 años, que dice ser fiel seguidor del Aucas desde que nació.

Ataviado con la gorra del plantel y una bandera enorme que le cubre todo el cuerpo, Ernesto Espinosa, dice sentirse "alegre", pues desde la niñez es hincha del Aucas y "hoy es la oportunidad de verle donde le corresponde. ¡Viva el Aucas!", grita al ingreso del estadio repleto de aficionados.

El histórico club quiteño se fundó en 1945. La multinacional petrolera Shell lo apadrinó y le dio sus tradicionales colores amarillo y rojo. La figura de huaorani que lo identifica emula su espíritu aguerrido y bravura y lo nombra también como el equipo "indio".

El "Papá Aucas" fue el primer equipo que tuvo casa propia, el estadio de Chillogallo, al sur de Quito, que congrega a más de 21.000 hinchas, y que es un fenómeno deportivo en esta nación andina.

El club nunca ha alcanzado un título nacional ni un subcampeonato y aunque en sus inicios logró un pentacampeonato provincial, es el único equipo profesional que no ha clasificado a la Copa Libertadores. Pese a eso, cuenta con la hinchada más fiel que incluso en los partidos de descenso de categoría ha llenado hasta 12.000 plazas de su casa deportiva.

Un hincha de renombre es el propio vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, quien no desaprovecha cualquier oportunidad en público para echarle porras a su equipo "del corazón".

"Corazón, garra y sentimiento", así define Ramiro Gordón, presidente del Aucas, a la que denomina "la mejor hinchada del Ecuador". Cuenta que cuando muera, su esposa tiene la orden de incinerarlo y esparcir sus cenizas en su casa deportiva.

Luego de permanecer 16 años en la categoría A, el conjunto "oriental" descendió en 2006 a la serie B y en 2009 el tropezón fue mayor cuando pasó al fútbol de segunda división. Desde allí los intentos han sido cercanos pero no fructíferos por ascender en el escalón y este domingo, de la mano del técnico argentino Julio Assad, busca derrotar al Pilahuín Tío y hacer realidad el sueño de la afición.

Hoy, Aucas cuenta en su plantel con una de las figuras del fútbol ecuatoriano más polémicas pero también más destacadas: Jaime Iván Kaviedes, ex seleccionado de Ecuador y quien aseguró que éste sería tal vez su último partido con el "ídolo del pueblo" y lo jugará en honor a la hinchada.

Así, el eventual retorno a la categoría B del fútbol de primera división desata en la afición un estallido de júbilo y lágrimas en una jornada que desde ya es calificada como histórica para el querido club quiteño.