La Agencia surcoreana de Policía informó hoy de que incrementará la vigilancia para evitar situaciones de electoralismo ilegal en las candidaturas y abortar posibles amenazas en sus apariciones públicas durante los comicios presidenciales del próximo 19 de diciembre.

La Agencia ha establecido una oficina de seguridad electoral y creado controles especiales en 267 estaciones de policía del país, tanto para asegurar la legalidad durante la campaña, que oficialmente comienza el martes, como para el día de la votación.

Durante los 22 días de campaña electoral en Corea del Sur, la Policía vigilará posibles actividades ilegales durante ese periodo para evitar que se produzcan sobornos, difusión de información falsa o actos violentos, informó la agencia local Yonhap

Además, es un año especial, ya que "los votantes de fuera del país participarán por primera vez, y el periodo de votación se incrementará cuatro horas", afirmó un portavoz de la agencia policial, que adelantó que mantendrán "una estrecha seguridad".

Conforme a la ley de 2009, los votantes surcoreanos que viven en el extranjero podrán participar por primera vez en las elecciones, cuyo último día de inscripciones para las candidaturas finaliza mañana, lunes.

Mientras, cerca de 1.600 agentes vigilarán de que no se produzcan calumnias o rumores falsos de los candidatos en internet y en las redes sociales.

En este sentido, hasta ahora la Policía ha detectado hasta 231 infracciones que se han concretado en un arresto y 26 apercibimientos.

Además, la agencia surcoreana movilizará a su contingente de fuerzas especiales y de artificieros durante los actos públicos de los candidatos ante posibles amenazas.

Al margen de las tradicionales campañas telefónicas y vía correo electrónico, actividades a pie de calle y anuncios en los medios de comunicación, los candidatos podrán ofrecer discursos de un máximo de 20 minutos en televisión y radio, y podrán realizar hasta tres debates televisados en horario de máxima audiencia.

El abandono el pasado viernes del progresista y carismático Ahn Cheol-soo, ha dejado las elecciones presidenciales en una carrera entre los dos candidatos de los principales partidos del país: El Partido Democrático Unificado de corte progresista de Moon Jae-in, y el gobernante Saenuri de la conservadora Park Geun-hye.