Los choques entre manifestantes opositores al presidente egipcio, Mohamed Mursi, y las fuerzas de seguridad continúan hoy en las inmediaciones de la plaza Tahrir de El Cairo, según informó la agencia de noticias estatal Mena.

Los enfrentamientos se localizan al principio de la calle Qasr al Aini, frente a la Universidad Americana de El Cairo, donde los manifestantes lanzaron piedras contra los efectivos de seguridad que respondieron con gases lacrimógenos.

Los gases alcanzaron la próxima plaza Tahrir donde centenares de manifestantes gritaron lemas como "abajo el régimen" y "abajo el poder del guía espiritual", en referencia al líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía; organización en la que militaba Mursi antes de convertirse en presidente.

La agencia Mena agregó que las autoridades han comenzado a construir un muro de hormigón en la calle Qasr al Aini para aislar la sede del Parlamento y del Consejo de Ministros, cercanas a la plaza.

Los manifestantes mantienen en Tahrir una acampada en protesta por la decisión de Mursi de blindar sus poderes ante la Justicia, gracias a una declaración constitucional promulgada el jueves por la que declara todas sus resoluciones "inapelables y definitivas".

Ayer, el Club de Jueces, la principal asociación de magistrados del país, se sumó con una huelga indefinida a los opositores que han tomado Tahrir, y amenazó expulsar a quien no secunde este paro.

Otra asociación de magistrados minoritaria y vinculada a los Hermanos Musulmanes, el Movimiento de Jueces por Egipto, anunció en cambio su respaldo a la declaración constitucional, porque esta "apoya la estabilidad del país y fortalece la seguridad y la integridad del país".

Asimismo, anoche, uno de los asesores de Mursi, Faruq Yueida, presentó su dimisión en protesta por el decreto del presidente.