Argentina alertará sobre los riesgos para los procesos de reestructuración de deuda soberana a nivel global en el recurso que presentará mañana en Estados Unidos contra el fallo de un juez de Nueva York favorable a fondos especulativos que reclaman una deuda al país suramericano.

El recurso de Argentina se basará en que el fallo del juez federal Thomas Griesa "pone en riesgo futuros procesos de reestructuración de deuda soberana a nivel global y puede tener severas consecuencias sobre el funcionamiento de la plaza financiera de Nueva York", informó hoy el diario oficialista "Página 12".

En un demoledor fallo contra Argentina, Griesa ordenó el miércoles al país el pago de 1.300 millones de dólares a fondos especulativos que exigen el reintegro del total de los bonos soberanos argentinos en su poder después de rechazar las reestructuraciones de deuda planteadas en 2005 y 2010 por el Gobierno tras la suspensión de pagos de 2001.

El fallo de Griesa abre las puertas al fantasma de una suspensión de pagos técnica y obliga a Argentina a pagar a los fondos especulativos antes del 15 de diciembre, cuando se cumple también el plazo del pago de otros 3.500 millones de dólares a bonistas que sí aceptaron las condiciones de las reestructuraciones de deuda.

El argumento de Argentina "es sencillo y contundente":"Si la Justicia acepta la visión de Griesa, ningún país podrá realizar un proceso de reestructuración exitoso como el argentino con una quita significativa, reducción de los intereses y extensión de los plazos que le permita volver a crecer y generar empleo", insistió el diario.

"Ninguno de los dueños de los bonos en default ingresaría al canje a la espera de una sentencia judicial que le permita cobrar la totalidad de sus acreencias", agregó.

El reclamo que Argentina presentará mañana ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York cuestionará también el mecanismo de pago dictado por el juez.

Además, incorporará opiniones de instituciones financieras estadounidenses favorables a la posición del país, como el Banco de Nueva York -agente de pago de la deuda-, la Reserva Federal y los fondos de inversión que participaron de los canjes de deuda de 2005 y 2010.

El Gobierno argentino insiste en rechazar cualquier tipo de negociación con los fondos especulativos, a los que se refiere como "buitres".

La decisión de Griesa puede afectar a los pagos de deuda pendientes de Argentina para diciembre.

El próximo día 2, está prevista la cancelación de 45 millones de dólares del Global 2017, un título emitido durante el canje de 2010, aunque el mayor vencimiento del año llegará el 15 de diciembre, con el pago de 3.500 millones de dólares del Cupón PIB.

Antes de final de año debe saldar otros 617 millones de dólares de los llamados "bonos descuento".

Un impago de la deuda podría llevar a Argentina a una situación de "default (suspensión de pagos)" técnico y provocar serias dificultades financieras para el país, que sufrió en 2001 la mayor crisis económica de su historia reciente.

El Gobierno argentino ha manifestado su intención de agotar todas las vías legales para levantar el fallo de Griesa, aunque el diario oficialista admitía hoy que la última instancia de apelación es la Corte Suprema y "es incierto" que aceptara analizar el caso.