El doble campeón mundial español Fernando Alonso (Ferrari) fue el primer piloto de elite en llegar hoy al autódromo de Interlagos, donde se disputará esta tarde el Gran Premio de Brasil, última carrera del año y que definirá el título de la temporada.

El asturiano, segundo en la clasificación mundial con 260 puntos, a trece del alemán Sebastian Vettel (Red Bull), lucía unas gafas oscuras y fue asediado por una avalancha de periodistas y fotógrafos, pero no emitió declaración alguna cuando cruzó el "paddok" hasta los garajes de la escudería italiana.

Menos de cinco minutos después fue el turno de Vettel, quien se mostró sonriente y se expresó con brevedad a los periodistas que lo esperaban.

"Va a ser muy especial ganar en Brasil, pero no voy a festejar antes", señaló Vettel, quien elogió al público brasileño que sigue el campeonato mundial de Fórmula Uno.

"Aquí es muy especial porque el público es muy apasionado por este deporte y sé también que tengo muchos seguidores haciendo fuerza por mí", puntualizó el alemán.

El Gran Premio de Brasil se disputará a las 14:00 hora local (16:00 GMT) con 71 vueltas sobre los 4.309 metros del Circuito de Interlagos.

El británico Lewis Hamilton (McLaren) saldrá en la primera posición después de conseguir ayer domingo el mejor tiempo en la sesión de calificación, mientras que Vettel ocupará la segunda fila en la parrilla de partida, tras conseguir el cuarto tiempo, y Alonso lo hará tres coches atrás del alemán, en el séptimo lugar.