El defensivo novato Janoris Jenkins surgió con una gran actuación individual que lo convirtió en el héroe de los Rams de San Luis y el jugador clave de la victoria a domicilio por 17-31 conseguida ante los Cardinals de Arizona.

Jenkins se convirtió en el primer jugador en la historia de los Rams y en el primer novato en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) desde 1960 en regresar dos interceptaciones para touchdown en el mismo partido.

El joven defensor de los Rams regresó la primera interceptación 36 yardas en el segundo cuarto hasta las diagonales, y la segunda la devolvió 39 yardas en el tercero, que ayudaron al triunfo de los Rams (4-6-1), que ya no tienen opción de estar en al fase final.

El mariscal de campo Sam Bradford completó 8 de 17 pases para 205 yardas, con dos envíos de "touchdown" y uno interceptado.

Mientras que los Cardinals (4-7) perdieron el séptimo partido consecutivo, sin que la labor del quarterback novato Ryan Lindley pudiese evitarla.

Lindley completó 31 de 52 pases para ganancia de 312 yardas, y fue interceptado cuatro veces en lo que fue su primer partido como titular en la NFL.