Miles de estudiantes y sindicalistas se manifestaron hoy en Roma para protestar contra los recortes en la educación por la política de austeridad del Gobierno de Mario Monti, ante fuertes medidas de seguridad que impidieron que la marcha llegara al Congreso de los Diputados.

Roma amaneció blindada y patrullada por policía, carabineros y guardia de finanzas, mientras helicópteros sobrevolaron la ciudad hasta primeras horas de la tarde para avistar todos los movimientos desde lo alto.

Precisamente poco después de las 14.00 hora local (13.00 GMT) se registraron incidentes al lanzar los estudiantes botellas y petardos contra la sede del Ministerio de Justicia, que estaba acordonado por las fuerzas de orden y blindados de la policía.

Los estudiantes se concentraron en la plaza de la República junto a los miembros del sindicato Cobas que acudieron a la protesta.

Según fuentes sindicales, a la convocatoria acudieron 10.000 miembros de Cobas.

De la otra punta de Roma, de la plaza de la Pirámide, salió otra marcha de universitarios, que portaban escudos de gomaespuma en forma de libro con títulos de autores universales de la literatura, en dirección hacia plaza Venecia y con una gran pancarta: "Contra la crisis y la austeridad retomemos nuestra vida".

Por otra parte, varias cintas con la frase "Roma no es fascista" han aparecido en varios lugares de la ciudad, una de ella en la entrada del Coliseo, en referencia a la manifestación que celebrará por la tarde el grupo ultraderechista Casapound, que protestará "contra los recortes Monti".