El Gobierno que preside el primer ministro de Bélgica, Elio Di Rupo, está perdiendo apoyo ciudadano por primera vez desde su toma de posesión hace un año, según un sondeo de varios medios de comunicación belgas, publicado hoy.

El barómetro, realizado conjuntamente por el diario "Le Soir", la televisión RTL y la empresa de investigación de mercados Ipsos, pone de relieve que los belgas suspenden la gestión del Ejecutivo federal durante los últimos 12 meses, al asignarle una "calificación" de 4,6 sobre 10.

El primer ministro aprueba "por los pelos" en el sondeo, que le puntúa con un 5,2 sobre 10.

El pasado septiembre, Di Rupo obtuvo una nota de 5,7 y el gobierno federal de 5,2.

El barómetro pone de relieve que los ciudadanos flamencos son más críticos con el Ejecutivo federal y con el primer ministro que los valones.

La nota que obtiene Di Rupo entre la población de Flandes es de 4,6 sobre 10, frente al 6,1 sobre 10 en Valonia.

En cuanto al Ejecutivo en su conjunto, los flamencos le dan un 4,4 de puntuación, frente al 5 de los valones.

La crisis, y en particular las 20.000 pérdidas de empleo producidas en el país en los últimos meses, explican en gran medida la pérdida de entusiasmo de los ciudadanos, cada vez más preocupados por sus empleos, su poder adquisitivo y su pensión.

Desde su toma de posesión, el Gobierno presidido por Di Rupo ha tomado medidas impopulares, incluida la bajada de las prestaciones por desempleo y la restricción de las condiciones para tener acceso a la prejubilación.

El barómetro se realizó el día después de la jornada de acción europea contra la austeridad a partir de las respuestas de 2.307 personas.