El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva ha cerrado esta noche su XXXVIII edición con una gala de entrega de premios en la que ha estado presente el recuerdo del cineasta José Luis Borau y el actor Tony Leblanc, fallecidos ambos escasas horas antes de cerrar el certamen.

Una fiesta de cierre conducida por el actor Manuel Tallafé, en la que se ha hecho entrega del Colón de Oro y del resto de galardones del palmarés.

La cita ha reconocido, sobre todo, a la película "Infancia Clandestina", del argentino Bejamín Ávila, Colón de Oro como mejor película, protagonizada por Ernesto Alterio, Natalia Oreiro, César Troncoso y Teo Gutiérrez Moreno.

El director es productor de programas educativos para la televisión, además de guionista y director de cortometrajes, y ganó varios premios internacionales por su documental "Nietos" (2004), sobre los hijos de desaparecidos cuyas identidades han sido restauradas por las Abuelas de la Plaza de Mayo.

Un premio entregado por el jurado oficial, compuesto por el periodista y escritor Fernando Lara, el productor Luis Miñarro, la actriz Irene Visedo, el cineasta Gerardo Olivares y el director teatral y guionista Marcelo Vernengo.

Los equipos de los largometrajes a concurso y demás invitados del certamen desfilaron por la alfombra del Iberoamericano junto a rostros del cine y la televisión, como la actriz y directora Mabel Lozano, que ha presentado en el Iberoamericano el documental 'Madre', y otros compañeros de profesión, como Sonia Almarcha (miembro del jurado oficial en la 35 edición del Iberoamericano), Ismael Martínez, Rocío Muñoz o Ruth Gabriel.

El festival cierra sus puertas tras haber contado con uno de los presupuestos más reducidos de los últimos años, sin que ello haya desanimado al público, que ha vuelto a llenar las salas de proyecciones durante toda la semana.