Francisco Gómez, extitular de la empresa estatal de aguas de El Salvador denunció hoy ante la Fiscalía a los escoltas del presidente Mauricio Funes por el delito de lesiones, debido a que el viernes fue atacado supuestamente por ellos por obstaculizar el paso de la caravana oficial con su auto.

El Estado Mayor Presidencial rechazó esa denuncia.

"La denuncia es concretamente por las lesiones que le han ocasionado al ingeniero Gómez, que tiene 10 días de curación (por los golpes) y eso ya constituye delito en este país", dijo a periodistas el abogado del expresidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), René Maricarel.

El exfuncionario, que fue el primer presidente de la ANDA cuando Funes inició su gestión (2009-2014), y su esposa Guadalupe Parada, denunciaron el viernes, que ese día fue atacado por varios miembros de la caravana presidencial por no atender la orden que le dieron de dejar la vía libre, en un sector del oeste de San Salvador.

Sin embargo, el Estado Mayor Presidencial aseguró en un comunicado distribuido por la Presidencia salvadoreña que Gómez sufrió esos golpes porque se "cayó".

Indicó que "en ningún momento el señor Gómez fue golpeado por personal de la escolta ni se efectuó registro de su vehículo".

Agregó que Gómez "se interpuso en la ruta de desplazamiento de la caravana presidencial, por lo que en reiteradas ocasiones el personal motorizado le solicitó hacerse a un costado y detener la marcha para permitir el paso".

"Al aproximarse un agente motorizado, el señor Gómez hizo señales obscenas, profirió insultos y aceleró violentamente su vehículo hasta que se le interceptó unas cuadras más adelante, donde al bajar del auto continuó insultando y amenazando al agente, incluso retándole a darse de golpes", apunta el boletín.

No obstante, Gómez reiteró hoy que él "no podía apartarme porque habían más carros a la par" de su vehículo.

"El problema fue que yo seguí dando vueltas porque vivo como a 100 metros del redondel", donde me indicaron que dejara la vía libre.

De repente venían "los cuatro (seguridad) y uno de ellos me quiso sacar con el vehículo en marcha, entonces yo le quite la mano del pelo y acelere, y eso es producto normal del miedo", justificó Gómez.

"En ningún momento he discutido con ellos", añadió cuando se hizo presente a la Fiscalía General de la República (FGR), donde interpuso la demanda por lesiones.

Según el Estado Mayor Presidencial las lesiones de Gómez se deben a que se "cayó al piso", cuando "un agente lo tomó del brazo y lo inmovilizó sin golpearlo".