Centroamérica solicitará a los países industrializados que cumplan con sus compromisos ambientales y económicos, informó hoy una fuente de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD).

La solicitud de la región se hará durante la Conferencia de las partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 18), que se realizará en Doha, Catar, del 26 de noviembre al 7 de diciembre próximo, dijo la fuente.

Para llegar a ese acuerdo, los ministros y delegados ambientales de Centroamérica se reunieron a puerta cerrada en Nicaragua durante tres días, hasta ayer viernes.

Entre los compromisos ambientales, los ministros y delegados se pusieron de acuerdo en reclamar el cumplimiento del Protocolo de Kioto, cuyo plan es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 5 % con respecto a los niveles que habían en 1990.

Un estudio reciente, financiado por la Fundación Friedrich Ebert, que utilizó datos oficiales de los gobiernos del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), indica que la región emite el 0,5 % de los gases de efecto invernadero, pero es la más vulnerable del mundo a los efectos del cambio climático.

En cambio, los 37 países que emiten más del 80 por ciento de los gases de efecto invernadero están mejor preparados, señaló la fuente.

Por esta razón, los países del SICA buscarán obtener recursos "suficientes", según la fuente, para mitigar esos efectos.

En 2010, la COP 16 de Cancún (México) estableció el llamado "Fondo Verde", que destinó 100.000 millones de dólares para mitigar el impacto del cambio climático en países en desarrollo.

La fuente recordó que uno de los problemas de este fondo es que no llega en el tiempo ni en las cantidades que Centroamérica necesita.

El estudio "La Economía del Cambio Climático: Reporte Técnico 2011", de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, indica que el impacto económico en la región podría alcanzar entre los 44.000 millones y los 73.000 millones de dólares para 2100.