Austria se plantea devolver 15 cazabombarderos Eurofighter y exigir los 1.700 millones de euros que costaron, si se confirma que el grupo aeronáutico europeo EADS recurrió a sobornos para lograr el contrato.

"Depende de los resultados de las investigaciones de la Justicia. Se trata de una posibilidad y deberemos examinarlo", declaró el ministro de Defensa, Norbert Darabos, sobre una posible devolución de los aparatos.

Las fiscalías de Roma, Viena y Múnich han abierto investigaciones por presunto blanqueo de dinero y sobornos en relación con el caso, y recientemente la policía registró varias dependencias de la empresa en Alemania, Austria y Suiza en busca de pruebas.

El entonces Gobierno de centro derecha decidió en 2003 comprar 18 aviones por unos 2.000 millones, pero el acuerdo se volvió a renegociar con la llegada de los socialdemócratas al poder y finalmente, en 2007, se redujeron las adquisiciones a 15 por 1.700 millones.

Desde el comienzo hubo sospechas de que el contrato inicial no había sido del todo limpio y ya en 2006 se creó una comisión de investigación parlamentaria que cerró sin grandes conclusiones debido a la falta de pruebas.

Pero en un giro propio de una novela de intriga, la detención en italia en marzo de 2011 de un hombre, Gianfranco Lande, por un caso de estafa piramidal, dio un vuelco a la situación.

Lande contó a la Policía que había creado una red de empresas tapadera a partir de la firma Vector Aerospace. En su testimonio se nombraban a personas vinculadas a EADS.

"Este es el mayor caso de corrupción de la República", declaró a Efe Peter Pilz, el diputado de Los Verdes que presidió la comisión parlamentaria sobre el Eurofighter y que calcula que se repartieron entre 100 y 180 millones en pagos ilegales.

En el contrato de compra de los aviones existe una cláusula anticorrupción, que especifica que no se podría recurrir a sobornos, y cuya violación supondría la rescisión del acuerdo.

Pilz es, además, quien puso a la Fiscalía vienesa sobre aviso de la existencia del testimonio de Lande en Roma, y la próxima semana viajará a Italia para hablar con las autoridades judiciales transalpinas.

Las empresas creadas en torno a Vector Aerospace recibieron transferencias de dinero por millones de euros, que se sospecha que se pudieron utilizar para facilitar el acuerdo de compra, según la Fiscalía de Viena.

Pilz considera que con ese dinero se compraron voluntades y parte del dinero también fue a financiar proyectos del fallecido líder ultraderechista Jorg Haider, cuyo Partido Liberal (FPO) estaba en 2003 en la coalición de Gobierno.

Para el diputado, si se confirman casos de soborno, la gran coalición del Ejecutivo austríaco no podrá sino rescindir el contrato en virtud de la cláusula anticorrupción.

EADS no quiso hacer a Efe ningún comentario sobre la investigación más allá de un comunicado en el que asegura que colabora de forma plena con la Fiscalía y se toma muy en serio las alegaciones.

Uno de los elementos que inclinó la balanza por la oferta del Eurofighter en 2003 fue el compromiso de EADS de invertir en la economía austríaca el doble del costo del contrato como contrapartida, alrededor de 3.400 millones de euros.

Numerosos políticos y periodistas han venido criticando la poca transparencia de esas inversiones y han denunciado que en su mayor parte nunca tuvieron lugar.

HASH(0xa46dae8)

Por Luis Lidón