Taiwán donó hoy en San Salvador 150.000 dólares para la construcción de un obelisco en la confluencia de las fronteras entre El Salvador, Guatemala y Honduras como símbolo de la integración regional.

El embajador taiwanés en El Salvador, Jaime Chen, firmó el convenio de donación con el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, en el marco de una reunión de la Comisión Trinacional del Plan Trifinio, encabezada por los vicepresidentes de esos tres países.

El vicepresidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, explicó que el obelisco tendrá una altura de 15 metros y tres caras con símbolos mayas, cada una dirigida hacia el país correspondiente.

Precisó que la cara de El Salvador tendrá el símbolo maya del sol; la de Guatemala, de la luna, y la de Honduras, del viento.

Actualmente se trabaja en la contratación de la empresa que construirá el monumento, que se espera inaugurar el próximo año, añadió Sánchez Cerén.

El obelisco será erigido en la cima del cerro Montecristo, donde confluyen las fronteras de los tres países y que es parte de la Reserva de Biosfera Trifinio Fraternidad, declarada como tal por la UNESCO en 2011.

La Comisión Trinacional revisa en su reunión de un día en un hotel de San Salvador los avances en los programas y proyectos de índole socioeconómica y ambiental registrados en este año y las proyecciones para 2013.

El designado presidencial (vicepresidente) de Honduras Víctor Hugo Barnica remarcó que el Plan Trifinio "es ejemplo de integración real" en Centroamérica y abogó porque se replique en otras zonas como el golfo de Fonseca, que su país comparte con El Salvador y Nicaragua en el océano Pacífico.

Iniciativa pionera del actual proceso de integración centroamericana, el Plan Trifinio fue instituido el 12 de noviembre de 1986 con el fin de impulsar programas de desarrollo en la frontera común de los tres países, con ayuda internacional.

La zona del Trifinio se extiende por unos 7.584 kilómetros cuadrados y abarca 45 municipios: 22 de Honduras, 15 de Guatemala y ocho de El Salvador.

De esa extensión, la nueva reserva de biosfera comprende ocho municipios de El Salvador, dos de Guatemala y otros dos de Honduras, que suman unos 1.500 kilómetros cuadrados.

Sánchez Cerén comentó que el manejo y la gestión de esta nueva reserva "implica una gran responsabilidad para los tres países".

Destacó que mediante el Plan Trifinio cada país pone "un gran empeño por mejorar las condiciones de vida" de la población de esa zona, "en armonía con el medio ambiente".

El embajador taiwanés reafirmó el compromiso de su país de apoyar a Centroamérica a "buscar la paz y la prosperidad conjunta".

En el encuentro también participan gobernadores, alcaldes y representantes de las comunidades de la zona del Trifinio.

La embajadora de Guatemala en El Salvador, Silvia Cáceres, representa a la vicepresidenta de su país, Roxana Baldetti, quien no asistió por "un inconveniente de última hora", según fuentes oficiales.