El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo hoy que Colombia "no tiene otro camino" que reconocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que redefinió la frontera marítima entre ambos países en el Caribe.

"Estoy seguro de que el hermano pueblo colombiano, el Gobierno de Colombia, el presidente de Colombia (Juan Manuel Santos), van a reconocer el fallo de la Corte Internacional, porque no hay más camino", señaló en un discurso el mandatario nicaragüense en un acto con estudiantes.

Según Ortega, tras la sentencia del máximo tribunal internacional sólo existe "un camino" para Colombia "y es darle cumplimiento al fallo de la Corte, respetando el derecho histórico que Nicaragua ya tenía" sobre esos espacios marítimos en el Caribe.

La CIJ redefinió este lunes la frontera marítima en el mar Caribe entre Colombia y Nicaragua, al conceder parcialmente a cada país algunas de sus reclamaciones.

A Colombia le otorgó siete cayos en disputa pertenecientes al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y a Nicaragua más territorio marítimo en un área rica en pesca y recursos naturales.

Ortega explicó que Nicaragua "no se podía beneficiar" de esas aguas en el Caribe "por múltiples razones" y con el fallo de la CIJ el país "ha logrado recuperar lo que le pertenecía en territorio marítimo por derecho histórico".

"Pero que ahora, gracias a Dios y a la ley, es de la patria Nicaragua", agregó.

Colombia estudia la posibilidad de retirarse del Pacto de Bogotá, que reconoce la jurisdicción de la CIJ.

Nicaragua anunció esta semana que presentará la nueva geografía del país, que incluye 90.350 kilómetros cuadrados de territorio marítimo según los cálculos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), en todos los niveles educativos.

Antes del fallo Nicaragua tenía 66,1 millas náuticas de territorio marítimo desde sus costas, y el fallo de la CIJ le concedió el derecho de tener 200 millas náuticas.