La Sala Constitucional de Costa Rica congeló hoy la vigencia de la Ley de Delitos Informáticos, llamada "Ley Mordaza", al admitir para estudio una acción de inconstitucionalidad presentada por un periodista.

La Sala, máximo órgano judicial de Costa Rica, anunció que los magistrados analizarán el caso por posibles fallos en su proceso legislativo y violación a la libertad de expresión e información.

Mientras los magistrados analizan dicha ley, sus disposiciones quedan congeladas, situación que fue celebrada por la prensa local, para quien esta ley es un intento de callar la libertad de expresión.

La legislación ha despertado enorme polémica en los medios, especialmente porque uno de sus artículos plantea una pena de 4 a 8 años de prisión a quien "difunda secretos políticos, o relacionados con los cuerpos de policía, o que afecten la lucha contra el narcotráfico, o el crimen organizado o las relaciones del Estado".

El presidente del Colegio de Periodistas, José Rodolfo Ibarra, celebró la decisión de la Sala Constitucional y dijo que demuestra "que la libertad de prensa es muy importante en la cultura jurídica costarricense".

Por su parte, el ministro costarricense de Comunicación, Francisco Chacón, dijo a la emisora Radio Reloj que el Poder Ejecutivo también celebra la decisión de los magistrados porque "la ley tiene términos que podrían ser complejos y problemáticos".

La acción de inconstitucionalidad fue presentada por el periodista Randall Rivera, y la Sala no tiene un plazo establecido para resolver al respecto.

Mientras tanto, en el Congreso ya se discuten reformas a esta "Ley Mordaza", que fue firmada por la presidenta Laura Chinchilla en julio pasado y publicada semanas atrás.