La obra teatral en escena más antigua del mundo, "La ratonera" ("The Mousetrap") de la autora británica Agatha Christie, celebra su 60 aniversario en el West End londinense sin haber perdido un ápice de frescura.

Traducida a 50 idiomas, la legendaria obra se estrenó el 25 de noviembre de 1952 en "The Ambassador's Theatre", un escenario donde subió el telón durante 21 años sin aburrir a la audiencia.

Desde hace seis décadas "La ratonera" ha sido representada sin tregua con un montaje que oscila en torno a una trama de enredo y misterio al más puro estilo de la "reina del crimen" británica, la novelista que más libros ha vendido de todos los tiempos.

El incombustible tirón comercial de esta obra radica, según la crítica, en que se trata de una función eminentemente familiar, sin sexo ni violencia, con un arranque, un nudo y un desenlace.

Geoff Bulle, su actual director, apunta a la "solidez" de la función y a su "maravillosa estructura" como algunas de las claves de su éxito.

En 1952 los actores Richard Attenborough y su esposa Sheila Sim prestaron su rostro a los protagonistas de la historia de Christie, una prolífica narradora que escribió 79 novelas, obras de teatro y decenas de relatos breves y que ha vendido la friolera de 4.000 millones de libros, cifra solo equiparable a William Shakespeare.

En Londres, el magnetismo que parece irradiar "La Ratonera" queda patente cada semana en el diminuto teatro Saint Martin's Theatre, donde la función se "mudó" en 1973 y donde lleva interpretándose desde hace 34 años.

Ahora, para festejar su larga vida, "La ratonera" se ha embarcado en la primera gira por el Reino Unido, un tour que durará 60 semanas y que se inauguró el pasado septiembre.

La productora de la obra también ha decidido, como parte de estas celebraciones, conceder 60 licencias para que la función pueda disfrutarse en todos los continentes sin excepción, en teatros de Turquía, Suráfrica, España, Escandinavia o Venezuela.

Los festejos contemplan también la puesta en marcha, por parte de la organización "Mousetrap Theatre Projects", de un proyecto educacional para alumnos de 60 colegios de primaria de Londres, dirigido a que los estudiantes escriban sus propios guiones de suspense.

Las entradas para contemplar las representaciones de la obra durante este año tendrán un coste añadido de 60 peniques que irá destinado a ese proyecto benéfico.

El nieto de Christie, Mathew Prichard, a quien su abuela cedió los derechos de autor como regalo por su noveno cumpleaños, planea donar parte de esos ingresos a organizaciones benéficas en apoyo del mundo del arte.

No es la primera vez que "La ratonera" se viste de gala pues hace diez años, el 25 de noviembre de 2002, celebró su Jubileo de Oro con una ceremonia a la que acudió la mismísima reina de Inglaterra, Isabel II, y su esposo, el duque de Edimburgo.

Al tratar de descifrar cuál es el perenne atractivo de esta obra, los expertos coinciden en que se trata de todo un clásico de la "dama del suspense", con los aderezos típicos y recurrentes que salpican las novelas de Christie, condecorada dama del Imperio Británico en 1971.

Una trama que mantiene en vilo al espectador hasta el final, en la que es el sargento Trotter el encargado de desentrañar un misterioso crimen ocurrido durante una noche de tormenta y cuyo escenario es un hostal regentado por una pareja.

Como viene siendo tradición, al poco de caer el telón se lee sobre el escenario un breve discurso en el que se ruega al público congregado que no revele quién es el asesino una vez vista la obra.

Todo por preservar el encanto de esta creación teatral, producida en su inicio por Peter Saunders y desde 1994 por Stephen Waley-Cohen, y que ha cobrado forma de la mano de un total de 403 actores y 235 suplentes.

HASH(0x8fae0d0)

Patricia Rodríguez