El enviado especial de la ONU para el Yemen, Yamal Benomar, advirtió hoy de que el proceso político en ese país permanece "frágil y amenazado por grandes riesgos", por lo que instó a los partidos a unirse al diálogo nacional, cuyo comienzo está previsto para diciembre.

"El proceso interino atraviesa hoy por una etapa delicada que coincide con el final de los preparativos para celebrar la Conferencia Nacional del Diálogo", subrayó el emisario internacional en un comunicado difundido por su oficina de información en Saná.

En ese sentido, indicó que las amenazas provienen "por parte de quienes aún no han comprendido que el cambio debe producirse ahora".

El anuncio de Benomar fue difundido con ocasión, hoy, del primer aniversario del acuerdo de traspaso del poder que fue suscrito por el entonces presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, y representantes de la oposición en la capital saudí.

De acuerdo con ese pacto, Saleh entregó el poder en febrero pasado a su vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, tras ser elegido este último en elecciones presidenciales, en las que fue el único candidato gracias al consenso de las partes.

Ese acuerdo contó con el auspicio de la ONU y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCPG, integrado por Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Barein y Omán.

Asimismo, Benomar instó a los dirigentes políticos y al comité preparatorio de la Conferencia Nacional del Diálogo a acelerar un arreglo sobre los principales asuntos pendientes.

"Es muy necesario lanzar el diálogo y dar a todos grupos la oportunidad de discutir los principales problemas que afronta el país", sentenció el enviado especial.

Está previsto que durante esa mesa de diálogo las fuerzas políticas redacten una nueva Constitución para el Yemen, y preparen elecciones presidenciales y legislativas para febrero de 2014.

La celebración de ese diálogo está estipulado en el acuerdo de traspaso del poder.