La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) a través de su vicepresidente de operaciones, Ray Anderson, anunció que su organización discutirá aspectos relacionados con la regla de los "desafíos" que está actualmente en vigor.

Anderson declaró que el Comité de Competencia de la NFL será el encargado de hacer esa labor después que el pasado domingo y el jueves, los entrenadores en jefes de los Falcons de Atlanta y los Lions de Detroit la violaron.

El primero en hacerlo fue Mike Smith, de los Falcons, y le siguió el responsable de los Lions, Jim Schwartz, lo que supuso que ambos fuesen castigados por conducta antideportiva.

Schwartz en la eventual derrota en la prórroga que sufrió su equipo (31-34) ante los Texans de Houston cuando ayer, jueves, en la jornada festiva del Día de Acción de Gracias, lanzó pañuelos de desafío en jugadas que deben ser revisadas de forma automática.

Aunque la liga prefiere implementar cambios al reglamento en la temporada baja, por razones de competencia, Anderson admitió que esta regla específica podría ser rescindida o revisada para lo que resta de la competición regular o la fase final.

La situación con Schwartz se generó cuando el corredor de los Texans, Justin Forsett, fue golpeado por un jugador de la defensa de los Lions.

Los árbitros no señalaron nada en la jugada y Forsett se mantuvo de pie, corriendo hasta las diagonales en escapada de 81 yardas.

Schwartz, sin querer, borró cualquier posibilidad de revisar la jugada en repetición instantánea al lanzar su pañuelo de desafío cuando, por regla, no lo podía hacer.

Sin embargo, la repetición por televisión de la jugada mostró que la rodilla de Forsett hizo contacto con el suelo.

Las jugadas de anotación son revisadas en automático, pero si un entrenador lanza un pañuelo de desafío, como hizo Schwartz, la revisión es negada y se marca castigo de conducta ilegal con 15 yardas.

La acción de Schwartz pasó luego factura a su equipo porque sin la anotación de Forsett, los Texans no hubiesen podido forzar la prórroga.

Por su parte, Smith cometió un error similar en el partido del pasado domingo cuando los Falcons se enfrentaron a los Cardinals de Arizona.

Smith lanzó su pañuelo rojo de "desafío" en un balón suelto de los Falcons que hubiera sido revisado de cualquier modo, lo que generó que fuese sancionado por conducta antideportiva con 15 yardas, y la jugada no se revisó, costando a los Falcons la oportunidad de recuperar el balón.

Pero en el caso de los Falcons, la acción de Smith no tuvo consecuencias finales negativas para el equipo porque ganó el partido por 23-19.