Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Perú, Ollanta Humala, iniciaron hoy en Cuenca (sur) una reunión para analizar formas de mejorar las condiciones de vida en la zona fronteriza y convertirla en un polo de desarrollo.

Los dos gobernantes inauguraron el VI Gabinete Binacional Ecuador Perú en la ciudad ecuatoriana de Cuenca, que, según la Cancillería ecuatoriana, tiene cuatro ejes temáticos: seguridad y defensa, infraestructura y conectividad, asuntos productivos, medioambientales y comerciales; y agenda social y cultural.

Promover el desarrollo y elevar el nivel de vida de los habitantes de la región fronteriza, a través de la ampliación y mejoramiento de la cobertura de servicios básicos, es otro de los asuntos de la agenda de la reunión.

Respecto a este último tema, Humala invitó a apostar por la educación con proyectos de becas escolares para los niños y jóvenes de la frontera.

Según el presidente peruano, la pobreza, la desigualdad, discriminación y la exclusión social son los temas concretos que los habitantes fronterizos esperan que se resuelvan.

Para Humala, el reto debe ser convertir a la frontera en una zona moderna y en un polo de desarrollo.

Por su parte, Correa apuntó hoy que se ha hecho bastante por el desarrollo fronterizo, pero faltan avances en conectividad, desminado y producción.

El presidente anfitrión formuló un llamamiento a los ministros de ambos países para recuperar el tiempo perdido, porque -dijo- "no basta tener buena voluntad, hay que trabajar de forma contundente por nuestros pueblos".

Con este tipo de reuniones, Ecuador y Perú, que hace años mantuvieron litigios territoriales, están ahora "haciendo historia", agregó Correa.

Antes de la instalación de la reunión, las dos delegaciones con los presidentes a la cabeza recorrieron la ciudad, especialmente el centro histórico de Cuenca, acompañados de autoridades locales.

Se prevé que los gobernantes suscriban una Declaración Conjunta sobre el Golfo de Guayaquil como una "bahía histórica", que busca fomentar la cooperación binacional en favor de las poblaciones ribereñas y para la conservación de sus recursos naturales.

Además, para dar seguimiento a ese tipo de proyectos en la frontera, en la reunión de Cuenca se prevé "institucionalizar" canales de comunicación entre las entidades responsables de aplicar dichos planes.

Este tipo de reuniones entre presidentes, con sus equipos de Gobierno, forman parte de un mecanismo para fortalecer la relación bilateral que fue impulsado por Correa y el antecesor de Humala en la Presidencia de Perú , Alan García.