Corea del Sur no descarta que el hermético régimen norcoreano esté planeando el lanzamiento de un nuevo cohete de largo alcance tras el fallido intento del pasado mes de abril, informaron hoy a la agencia local Yonhap fuentes militares y gubernamentales surcoreanas.

"No podemos excluir la posibilidad del lanzamiento de un misil, pero hay diversos factores, como las elecciones presidenciales (en diciembre en Corea del Sur) y las conversaciones bilaterales entre Corea del Norte y Japón" que indican que lo mejor es "esperar y ver qué pasa", señaló una fuente gubernamental a Yonhap.

Las informaciones se producen después de que medios japoneses, apoyándose en supuestas imágenes de un satélite estadounidense, revelaran que el régimen de Kim Jong-un podría estar preparando para el mes que viene un nuevo ensayo con un proyectil de largo alcance.

En esa información se alertaba de movimientos en la base norcoreana de Dongchang-ri, que indicarían la posible preparación de un nuevo lanzamiento como el de abril, que le valió a Pyongyang la condena internacional al considerarse una prueba de balística encubierta.

"Estamos valorando que lanzará un misil y vigilamos de cerca la situación", añadió la fuente surcoreana.

Según las imágenes del satélite se aprecian partes del misil similares a las que formaron parte del lanzamiento norcoreano de abril, con lo que el nuevo ensayo podría ser técnicamente viable este mes.

A pesar del fracaso de la prueba realizada el pasado 13 de abril, cuando el cohete se precipitó al mar apenas dos minutos después de despegar, Pyongyang siempre ha defendido que mantendrá su programa espacial con nuevos intentos de lanzamiento de satélites al espacio.

Corea del Norte defiende que sus pruebas tienen fines pacíficos y el objetivo de poner en órbita un satélite de observación, a pesar de que su último intento violara dos resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y le supusieran nuevas sanciones tras sus anteriores ensayos nucleares y de misiles de largo alcance.

Al margen de las pruebas de cohetes de largo alcance, la comunidad internacional observa con cautela a Corea del Norte ante el temor de que el régimen comunista pueda realizar próximamente un ensayo nuclear tras los producidos en 2006 y 2009.