Hace una década lo propuso como legislador y ahora, a punto de dejar el poder, el presidente Felipe Calderón retomó una iniciativa para modificar el nombre oficial del país y que se llame simplemente "México", como la mayoría de la gente lo conoce.

El nombre oficial del país es "Estados Unidos Mexicanos", establecido en la primera mitad del siglo XIX tras la independencia de España y que para algunos fue un intento de imitar al vecino del norte.

"México no necesita un nombre que emule a otro país y que ninguno de nosotros los mexicanos usa cotidianamente", dijo el jueves Calderón al anunciar el envío al Congreso de la iniciativa de reforma constitucional para modificar el nombre de la nación.

El presidente había hecho una propuesta similar en enero de 2003, cuando se desempeñaba como líder de los diputados federales de su Partido Acción Nacional, aunque la iniciativa nunca se votó.

Por tratarse de una reforma constitucional, se necesitaría la aprobación de ambas cámaras del Congreso federal además del aval de la mayoría de las 31 legislaturas estatales.

Calderón, quien entregará el poder el próximo 1 de diciembre tras concluir su mandato de seis años, dijo que si bien la propuesta "no tiene el sentido de urgencia de otras reformas" sí debería verse como un tema relevante.

"Es un asunto de la mayor importancia porque el nombre de un país expresa una relación simbólica con todo aquello que designa: con su gente, con sus orígenes, con su cultura, con sus costumbres y, sobre todo, con su identidad", dijo el mandatario.

Calderón recordó que en 1824 se adoptó el nombre de "Estados Unidos Mexicanos" al emular a Estados Unidos de América, que para algunos era el ejemplo de democracia y libertad a seguir.

"Es tiempo de que los mexicanos retomemos la belleza y sencillez del nombre de nuestra patria: México. Un nombre que coreamos, que cantamos, que nos alegra, que nos identifica, que nos hace llenarnos de orgullo", dijo y añadió que el uso del nombre oficial en realidad se limita a documentos oficiales y actos protocolarios.