La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, consideró hoy un "paso adelante importante" la declaración hecha por la República Democrática del Congo (RDC), Uganda y Ruanda contra la ofensiva del movimiento rebelde M23 en el este de la RDC.

"La alta representante celebra la declaración aprobada conjuntamente" por los presidentes de Uganda, Yoweri Museveni; la RDC, Joseph Kabila, y Ruanda, Paul Kagame, indicó el portavoz de Ashton, Michael Mann, en un comunicado.

Al término de una reunión de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (ICGLR) en Kampala, los tres mandatarios demandaron al M23 que frene su ofensiva y salga de Goma, pues no tolerarán "el derrocamiento del Gobierno legítimo en Kinshasa".

"Es un paso adelante importante para evitar un deterioro mayor de la crisis y empezar a trabajar en soluciones sostenibles", destaca el comunicado de los servicios de Ashton.

"La alta representante anima a todas las partes a trabajar de buena fe para poner en marcha rápidamente un acuerdo, empezando por un alto inmediato de la ofensiva del M23 y su salida de Goma", apuntó el portavoz.

Ashton insta a las partes a "garantizar un acceso humanitario sin obstáculos" a todas aquellas personas que lo necesiten con urgencia, añadió el portavoz.

En ese sentido, recordó que la UE, en coordinación con las Naciones Unidas y otros socios internacionales, "está dispuesta a apoyar a la región en sus esfuerzos, de cara a contribuir a una solución sostenible de la crisis".

Los líderes de la RDC, Uganda y Ruanda acordaron asimismo en su reunión de Kampala celebrar mañana sábado un encuentro de emergencia con todos los miembros del citado bloque regional para tratar de buscar una solución diplomática al conflicto.

Pese al llamamiento de los tres mandatarios, el M23 sigue tomando posiciones en la provincia oriental de la RDC de Kivu del Norte, fronteriza con Ruanda, rica en recursos minerales y cuya capital es Goma.