La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, instó hoy a las autoridades de Baréin ha "hacer más" para atender a las reclamaciones de naturaleza socioeconómica de los ciudadanos, y solicitó que cooperen más con la oposición.

"Pido al Gobierno de Baréin que siga comprometido con esta tarea y vaya aún más lejos, afrontando en particular las reclamaciones socioeconómicas de la población", indicó Ashton en un comunicado.

Asimismo, hizo hincapié en que el éxito de ese procedimiento "depende en gran medida de una cooperación constructiva entre el Gobierno, la oposición y todos los ciudadanos de Baréin", apuntó.

La alta representante europea mostró además su buena acogida a la publicación de un informe sobre los progresos realizados por ese país a la hora de poner en marcha las recomendaciones que le hizo la Comisión Independiente de Investigación de Baréin hace un año.

"Elogio los esfuerzos hechos durante el año pasado por el Gobierno de Baréin para implementar estas recomendaciones", indicó Ashton, aunque advirtió de que aún hay "mucho por hacer, en cualquier caso".

La jefa de la diplomacia comunitaria urgió igualmente a todas las partes a "que se comprometan en un diálogo pacífico lo antes posible y sin precondiciones, rechazando la violencia en todas sus maneras".

"Como ya he dicho en otras ocasiones, la Unión Europea está dispuesta a proporcionar apoyo en este proceso, si así lo solicita Baréin", recordó.

Desde febrero de 2011, el reino de Baréin, con una población de mayoría chií, es escenario de protestas contra la minoría suní gobernante, que en ocasiones han derivado en disturbios.

Entre marzo y junio del año pasado, las autoridades impusieron el estado de emergencia en Baréin, donde los países del golfo Pérsico, de mayoría suní, enviaron tropas para apoyar a los efectivos bareiníes.

Según la posición, desde que se iniciaron las protestas más de cien civiles han muerto, mientras que al menos seis policías han fallecido.