El ministro alemán de Medioambiente, Peter Altmeier, se mostró hoy escéptico sobre las perspectivas de la Conferencia del Clima de Doha, donde duda que se hagan progresos significativos en la lucha contra el calentamiento de la Tierra.

"Estoy preocupado por el estado en que están los preparativos", reconoció hoy Altmeier en una rueda de prensa en Berlín.

En su opinión, la parálisis desatada por el fracaso de la cumbre del clima de Copenhague en 2009 todavía no ha sido completamente superada, y la Unión Europea (UE) debería dar una señal poniéndose como meta una reducción del 30 por ciento -en lugar del 20 por ciento- de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2020 tomando como referencia el año 1990.

"Me parece indispensable que la UE aumente al 30 por ciento su meta de reducción de emisores para 2020. Con ello se incrementaría la presión sobre otros países", dijo Altmeier.

Según el ministro, en Qatar se aprobará una extensión de ocho años del Protocolo de Kyoto, el único tratado sobre reducción de gases de efecto invernadero, que sólo ha sido ratificado por países que representan el 15 por ciento de las emisiones.