La superioridad de Tom Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra ante los Jets de Nueva York quedó demostrada al ganar a domicilio por paliza de 19-49 en el duelo de equipos de la División Este de la Conferencia Americana (AFC).

Brady completó 18 pases de 28 para ganancias 323 yardas, hizo tres envíos de "touchdown" y corrió para otra anotación, sin interceptaciones, que le permitieron ganar también el duelo individual al mariscal de campo mexicoamericano Mark Sánchez.

El último partido de los tres partidos adelantados de la duodécima semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) que de disputaron durante la jornada festiva del "Thanksgiving" (Día de Acción de Gracias), no tuvo ningún tipo de aliciente ni emoción deportivo que ver la superioridad de los Patriots.

La misma se dio desde que los Patriots anotaron tres "touchdowns" entre el minuto 9:56 y el 9:00 del segundo cuarto, que les permitió irse al descanso con la ventaja parcial de 3-35 y asegurada la victoria.

Los Jets tuvieron cinco entregas de balón, tres de las cuales terminaron en anotación de los Patriots y Sanchez acabó el partido con 26 pases completos de 36 para ganancias de 301 yardas, una anotación y le interceptaron un balón.

Pero además de Brady, los Patriots también tuvieron a otros protagonistas como el safety Steven Gregori, que en la primera parte recuperó dos balones sueltos --uno convertido en anotación-- e interceptó un envío de Sánchez.

El receptor abierto Wes Welker, el corredor Shane Vereen y el también recibidor Julian Edelman --quien también regresó un balón suelto a las diagonales pero después sufrió una lesión en la cabeza que lo sacó del partido-- fueron las armas de Brady por aire y a la que no tuvieron respuesta la defensa de los Jets.

Las únicas dos anotaciones de los Jets vinieron por parte del corredor Bilal Powell en un acarreo de 4 yardas, y tras una recepción del tight end Dustin Keller para 1 yarda.

Mientras que el pateador Nick Folk consiguió un gol de campo y la defensiva forzó un safety, señalado tras pase ilegal de Brady dentro de su zona propia de anotación.

La inoperancia de Sanchez generó algunos cánticos en los 79.088 aficionados asistentes al MetLife, donde se pedía el ingreso del mariscal de campo reserva Tim Tebow.

Al final tampoco se escucharon porque la mayoría del público abandonó el estadio tras el espectáculo de medio tiempo, que protagonizó el cantante Lenny Kravitz y que fue lo más interesante que vieron en el terreno de juego.

Los Patriots (8-3), que lograron la quinta victoria consecutiva, anotaron 49 puntos o más por segunda semana consecutiva --el pasado domingo anotaron 59 ante los Colts de Indianápolis-- y hundieron a los Jets (4-7), que bajan a ocupar el último puesto de la División Este de la (AFC).

La nota especial que dejó el partido fue el marcador final al ser la primera vez en la historia de la competición de la NFL que un encuentro concluye 19-49.

También el entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, se convirtió en el octavo de la NFL que llegó a los 200 triunfos, incluidos los disputados en la fase final.

Belichick podría superar también a Dan Reeves (201) y Marty Schottenheimer (205) en algún momento de lo que resta de competición para la presente temporada.

El entrenador en jefe con más triunfos en la historia de la NFL es Don Shula (347), que dirigió a los equipos de Baltimore y Miami, seguido por George Halas (324) que estuvo con el de Chicago y Tom Landry (270) que dirigió toda su carrera a los Cowboys de Dallas.