Rusia tomó levantó hoy la prohibición de importar carne británica, vetada en este país desde 1986 debido a la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o mal de las "vacas locas".

El director del Servicio Veterinario ruso, Serguéi Dankvert, aseguró a la agencia Interfax que las autoridades locales así lo decidieron tras las consultas mantenidas hoy con sus homólogos británicos.

"Hemos visto la investigación realizada por los servicios veterinarios británicos sobre la situación de la enfermedad en el país (...) y hemos decidido dar el primer paso para la reanudación del comercio: permitir el suministro de carne a dos empresas", dijo.

El funcionario ruso explicó que una de esas empresas británicas importará al mercado ruso carne de vacuno y la otra carne de bovino.

Dankvert destacó que las autoridades rusas han reducido al mínimo la posibilidad de propagación del mal que en su momento sacudió con especial virulencia al sector ganadero nacional.

Este año únicamente se detectó el mal en dos vacas, cuando en 2008 los animales infectados ascendían a 37 y hace una década sumaban varios centenares.

"Los datos demuestran que la situación está bajo control. Lo importante es que se ha excluido de la cadena alimentaria a todos los animales nacidos antes de agosto de 1996", indicó.

En 2010 Rusia reanudó las importaciones de carne de vacuno de la Unión Europea suspendidas en 2001 precisamente por el mal de las "vacas locas".

Moscú prohibió las importaciones de carne de la UE en marzo de 2001 debido a la propagación de esa epizootia, medida que entonces extendió no sólo a la carne de vacuno, ovina y porcina, sino también al pescado y a los productos marinos y lácteos.

El mal de "las vacas locas" se detectó por primera vez en el Reino Unido en 1986 y desde entonces varias decenas de países han informado sobre casos de reses enfermas.