El Reino Unido propone recortar 6.000 millones de euros a los fondos comunitarios destinados a la administración europea, con medidas como bajar los sueldos y retrasar su jubilación hasta los 68 años, dijeron hoy fuentes diplomáticas.

La iniciativa británica plantea que en el marco presupuestario plurianual de la Unión Europea para 2014-2020, que se negocia en la cumbre de líderes europeos, se ahorren 3.000 millones con una disminución del 10% de los salarios de los eurofuncionarios.

Además de esta medida, Londres aboga por elevar la edad de jubilación de los trabajadores públicos comunitarios desde los 65 años actuales a los 68, con lo que estima que se podrían reducir en 1.500 millones de euros los fondos europeos destinados a la administración.

Los 1.500 millones de euros restantes provendrían de reducir el porcentaje de salario que perciben aquellos funcionarios que se prejubilan a los 58 años desde el 70% actual al 60%.

Fuentes comunitarias señalaron, sin embargo, que las diferencias entre las condiciones laborales de los trabajadores públicos comunitarios y los británicos no son tan marcadas.

Los funcionarios europeos reciben un 70% de su sueldo cuando se jubilan, mientras que los británicos obtienen un 75%, y ambos colectivos se retiran a los 65 años.

Por otra parte, el poder adquisitivo medio entre 2004 y 2011 de los euroburócratas se situó en el -7,6%, frente al -3,2% de los empleados nacionales en Reino Unido.

Las citadas fuentes señalaron que la evolución neta del salario (en función de la subida de los precios) de los funcionarios europeos fue del 1,7%, mientras que los británicos fue del 1,3%.

Respecto a la contribución que hacen a las pensiones, en el caso de los trabajadores de las instituciones comunitarias se alza hasta el 11,6%, mientras que en el caso de los británicos llega al 3,5%.