La noche comenzó con un homenaje del Heat de Miami a Udonis Haslem, que en el primer cuarto se convirtió en el líder histórico de la franquicia en rebotes capturados.

Entonces tal vez fue adecuado que los rebotes fueran un tema necesario para la victoria del Heat el resto del partido.

LeBron James tuvo 28 puntos y 10 rebotes, Dwyane Wade agregó 28 unidades más en su regreso tras una lesión y el Heat anotó los primeros seis puntos en el tiempo extra el miércoles hasta vencer 113-106 a los Bucks de Milwaukee.

Chris Bosh hizo 24 unidades y capturó 18 rebotes, su mayor cantidad de tableros con el uniforme del Heat. James también tuvo ocho asistencias y Ray Allen metió 17 puntos para Miami, que mejoró su foja a 5-0 en casa, incluso después de dejar escapar una ventaja temprana de 18 puntos y tener que remontar tras haber ido perdiendo por siete unidades en los últimos minutos del tiempo regular.

"Simplemente tenemos que seguir mejorando", dijo James. "Durante un período y medio salimos y jugamos algo de buen básquetbol y luego como que nos relajamos a la ofensiva, perdimos algunos balones y les permitimos meterse de nuevo en la pelea. Pero supongo que nos gustan los partidos apretados, y dilucidamos una forma de ganarlos en la recta final".

Los Bucks hicieron 109 tiros al aro, su mayor cantidad en un partido desde el 8 de marzo de 2003. Su efectividad fue de sólo 42% en el tiempo regular y de 33% en el tiempo extra.

John Henson salió de la banca y concluyó con 17 puntos y 18 rebotes para Milwaukee. Brandon Jennings anotó 19 unidades con nueve canastas en 25 intentos para los Bucks, que obtuvieron 16 puntos de Mike Dunleavy, 11 de Tobias Harris y 10 del haitiano Samuel Dalembert. Este anotó cuatro canastas en siete intentos y el tiro libre que cobró en 19:52 minutos que estuvo en la cancha.

"LeBron hizo algunas jugadas excelentes, tuvo a sus compañeros, encontró a sus compañeros", dijo Henson. "Eso es lo que les ayudó a ganar el partido".

Miami superó a Milwaukee 15-8 en el tiempo extra, lo que significa que la última ofensiva — en una noche en que la ventaja cambió de manos constantemente — perteneció al Heat. Y fue Miami el que tuvo que remontar para que el encuentro se fuera a tiempo extra.

"Así son los partidos de la NBA", dijo Erik Spoelstra, entrenador del Heat. "Son largos. El otro equipo orquestará una ofensiva... Este (los Bucks) es un muy buen equipo de básquetbol. Se metieron de nuevo en la pelea. Hay que darles crédito".

Un triple de Allen con 1:07 en el reloj selló el triunfo para Miami, dándole una ventaja de 109-100.

Haslem se convirtió en el líder histórico en rebotes de la franquicia en las postrimerías del primer cuarto, al capturar el número 4.808 de su carrera. Fue uno más que Alonzo Mourning, ahora un ejecutivo del Heat que desde su asiento acostumbrado fue testigo de cómo le superaban su marca.

El equipo le rindió homenaje con un video y Spoelstra dijo que los compañeros de Haslem también lo felicitaron en los vestidores.