Los rebeldes sirios tomaron hoy una base militar cerca de la localidad de Al Mayadín, en el este del país, y mataron a doce miembros de las fuerzas del régimen, dijo a Efe el portavoz del Ejército Libre Sirio (ELS) en esa zona, Abu Leila.

El portavoz rebelde explicó por internet que el ELS pudo controlar esta base de la provincia de Deir al Zur después de haberla asediado durante veinte días, durante los que ha matado a 88 soldados del Ejército sirio.

En ese periodo las bajas en el lado insurgente ascendieron a 44, entre ellas la de un combatiente que murió hoy en la operación para tomar la base, aseguró Leila.

Durante el asedio de la base militar, apuntó, nueve soldados de las fuerzas del régimen desertaron y ofrecieron informaciones importantes a los rebeldes sobre este cuartel, que acogía a 250 miembros del Ejército sirio.

Abu Leila consideró que la base militar tomada hoy es el último bastión de las fuerzas del régimen en la provincia de Deir al Zur, y aseguró que a los rebeldes solo les queda controlar la ciudad de Deir al Zur.

El pasado 9 de noviembre, los insurgentes se hicieron con el control del aeródromo de Al Hamdan, en la misma provincia, que era usado por aviones de combate y helicópteros para atacar Al Bukamal y otras localidades próximas a la frontera iraquí.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó en un comunicado que los soldados sirios que se encontraban en la base militar se retiraron y se han dirigido hacia otra que está cerca de una gasolinera, a unos 80 kilómetros de Mayadín.

Por otro lado, las fuerzas del régimen intensificaron hoy sus bombardeos contra varias localidades en las afueras de Damasco como Zabadani y Daria, y causaron varios heridos, añadió el Observatorio.

Además, tres cohetes fueron lanzados contra un edificio residencial perteneciente al Ministerio sirio de Transporte en el barrio de Mezeh, ubicado en Damasco, lo que causó varios heridos y daños materiales, dijo a Efe vía internet el coordinador general de la red opositora Sham, Yafar al Jeir.