Islamabad, capital de Pakistán, acoge hoy reuniones de mandatarios de los países del grupo Developing-8 (o D-8), países en desarrollo en su mayoría asiáticos y que congregan a la mayoría de la población musulmana del planeta.

Además de Pakistán, el grupo está formado por Egipto, Irán, Bangladesh, Turquía, Malasia, Indonesia y Nigeria (país este en el que la mitad de población es seguidora del islam).

La octava cumbre del D-8, grupo formado en 1997, tiene lugar bajo el lema "Cooperación democrática para la paz y la prosperidad" y contará con la presencia de jefes de Estado y de Gobierno de la mayoría de miembros.

Según la agencia oficial paquistaní de noticias, APP, se espera que los miembros del D-8 aborden, además de los temas de la agenda oficial, la situación en Gaza tras los ataques israelíes, que han sido condenados de antemano por varios de los participantes.

Según una nota oficial, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, discutió ayer el asunto por teléfono con el primer ministro paquistaní, Rajá Pervez Ashhraf, quien mostró su solidaridad con el pueblo palestino y pidió el fin de la "agresión israelí"

Ayer llegaron a Islamabad los presidentes de Irán, Mahmud Ahmadineyad; Indonesia, Sushilo Bambang; Nigeria, Goodluck Jonathan; y el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

El otro jefe de Estado que ha anunciado su presencia en la cumbre es el presidente de Egipto, cuya presencia hoy no está confirmada pero que el viernes iniciará una visita oficial a Pakistán que será la primera de un líder egipcio en más de medio siglo.

Malasia y Bangladesh han enviado a representantes de menor rango.