Una delegación de la oposición venezolana está contactando a los civiles y militares refugiados o asilados en el exterior para explicarles el alcance de la amnistía que espera que el presidente del país, Hugo Chávez, firme próximamente.

El líder del partido Acción Democrática (AD, socialdemócrata), Henry Ramos Allup, adelantó que "esta misma semana" la delegación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) contactará a quienes buscaron refugio en EE.UU. y después a los que están en España y Colombia.

Los miembros de partidos opositores que integran esa delegación de la plataforma partidista antichavista "ya fueron a Perú, a Costa Rica y a Panamá", añadió Ramos Allup sin ofrecer más detalles del asunto.

La Fundación para el Debido Proceso (Fundepro), que el pasado 24 de octubre pidió a Chávez promulgar una amnistía navideña, sostiene que suman 172 "los exiliados y presos políticos".

La semana pasada, el diputado Edgar Zambrano, del mismo partido de Ramos Allup, aseguró a Efe que el vicepresidente y canciller, Nicolás Maduro, y la procuradora general, Cilia Flores, recibieron entonces a dirigentes de la MUD para abordar la posibilidad de una amnistía que permita la liberación de los considerados presos políticos y el retorno al país de los exiliados y refugiados.

Las gestiones responden al llamado a diálogo que Chávez formuló tras lograr su tercera reelección consecutiva en las elecciones del pasado 7 de octubre y su disposición a evaluar una amnistía a favor de Pedro Carmona, cabeza visible del golpe de Estado que lo derrocó brevemente en abril de 2002.

Chávez ha dicho reiteradamente que en el país "hay políticos presos, que no es lo mismo que presos políticos".

En julio de 2011, el gobernante solicitó a la Justicia considerar beneficios penitenciarios a favor de quienes estuvieran enfermos y poco después fueron liberados, entre otros, los comisarios Julio Rodríguez y Lázaro Forero, condenados por algunas de las 19 muertes registradas durante el golpe de Estado de abril de 2002.