El gabinete binacional de Perú y Ecuador que se reunirá mañana en la ciudad ecuatoriana de Cuenca analizará una declaración conjunta sobre el reconocimiento internacional del Golfo de Guayaquil como bahía histórica, según adelantó hoy el canciller peruano, Rafael Roncagliolo.

En rueda de prensa, Roncagliolo informó que los ministros van a presentar mañana a los mandatarios Ollanta Humala de Perú y Rafael Correa de Ecuador "un encargo sobre la declaración del Golfo de Guayaquil" que comparten "como bahía histórica y, por lo tanto, de las aguas del golfo como zonas interiores a los dos países".

En la última reunión de los gabinetes ministeriales de Perú y Ecuador, realizada en febrero pasado, se acordó la conformación de un grupo de trabajo para realizar estudios que sustenten la declaración conjunta sobre el reconocimiento internacional del referido golfo, que ambos comparten en el océano Pacífico.

Las acciones llevadas a cabo sobre este tema "forman parte de los desarrollos que se están realizando, a partir de los acuerdos de paz de 1998 y también del acuerdo de límites firmado en el 2011", indicó el canciller peruano.

Además de este tema, el gabinete binacional trabajará en torno a cuatro ejes temáticos sobre la infraestructura, la seguridad, la producción y las acciones sociales.

Roncagliolo indicó que hay cinco ejes viales que unen Ecuador y Perú y que se ha implementado un control de puestos binacionales para facilitar el tránsito de pasajeros y de carga.

Respecto al eje sobre seguridad, defensa y confianza mutua, el canciller destacó que "es muy importante para la región el que Ecuador y Perú, después de haber sido países con incidentes bélicos, están ahora desarrollando una actividad de desminado conjunto".

El desminado de la frontera común, tras el último conflicto bélico de 1995, será expuesto en Ginebra en diciembre próximo como un ejemplo de intercambio de información y el trabajo conjunto, adelantó Roncagliolo.

Sobre las metas sociales, el ministro de Relaciones Exteriores dijo que plantearán reducir la desnutrición crónica en menores de cinco años, del 29 % actual en la zona de frontera, a 12 % en el 2016, y a 6 % en el 2021.