El Salvador espera que la próxima Cumbre sobre Cambio Climático de Doha (Catar) acelere el mecanismo de compensación de pérdidas por el cambio climático y el funcionamiento del Fondo Verde, dijo hoy una fuente oficial.

El ministro salvadoreño de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Herman Rosa Chávez, indicó a Efe que su país también confía en que los recursos del Fondo Verde se distribuyan en forma equilibrada entre los países beneficiarios.

Rosa Chávez apuntó que los miembros de la delegación salvadoreña empiezan a viajar esta semana a la cumbre de Doha, que se celebrará del 26 de noviembre al 7 de diciembre, y dijo que él se incorporará a las reuniones de alto nivel en la primera semana de diciembre.

El primer punto de interés de El Salvador es "que avancen las negociaciones para el establecimiento de un mecanismo para hacer frente a las pérdidas y daños asociados al cambio climático", expresó.

Recordó que en la anterior cumbre, celebrada en Durban (Sudáfrica) en 2011, "se acordó un plan de trabajo" sobre esas negociaciones, pero remarcó que se necesita "que ese proceso avance mucho más aceleradamente".

"Para El Salvador, que está sufriendo tantas pérdidas (por el cambio climático), que podamos contar con un mecanismo que nos permita compensar esas pérdidas es muy importante", subrayó.

Un segundo aspecto es que "necesitamos que el Fondo Verde del clima entre ya a funcionar cuanto antes", enfatizó, aunque reconoció que hay adelantos como la integración de su junta directiva y la designación de su sede, en la ciudad surcoreana de Songdo.

Rosa Chávez manifestó que espera que en Doha "se definan claramente también cuáles son los compromisos de financiamiento de mediano plazo para alimentar el mecanismo financiero" del Fondo Verde.

El Fondo Verde debe gestionar y promover la financiación de proyectos para los países emergentes a partir de 2013 y hasta 2020, año desde el cual los estados desarrollados tendrán que aportar anualmente 100.000 millones de dólares, algo a lo que se comprometieron en la Conferencia de Copenhague en 2009.

Rosa Chávez recalcó que el tercer punto para El Salvador es que en Doha "se reafirme y se precise de mejor manera lo que ya se acordó en Sudáfrica (...): que los recursos financieros se asignen de una manera balanceada entre el apoyo a la adaptación (al cambio climático), que es nuestra gran prioridad, y el apoyo para que los países puedan reducir sus emisiones" de carbono.

"Estos tres puntos los compartimos con el resto de colegas de la región" centroamericana, afirmó el ministro salvadoreño.

Sin embargo, aclaró que habrá una propuesta regional en la cumbre de Doha, que "se está definiendo" bajo la presidencia semestral de Nicaragua en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).