El presidente del Parlamento Europeo (PE), el alemán Martin Schulz, advirtió hoy a los Veintisiete de que si aumentan los recortes al presupuesto de la UE para 2014-2020, la Eurocámara no aprobará esas cuentas.

"Queremos que hoy negocien un compromiso razonable. Si fracasan en ello, el Parlamento Europeo no aprobará el plan plurianual porque algunos Estados miembros intentan utilizar estas negociaciones para alterar la naturaleza misma de la Unión Europea" (UE), dijo Schulz en su alocución al inicio de la reunión sobre el presupuesto comunitario de los próximos siete años.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE negocian la financiación de las arcas comunitarias para 2014-2020 en un ambiente de profundo pesimismo y marcadas divergencias.

El presupuesto comunitario para los próximos siete años se sitúa en torno a 1 billón de euros, sobre los que el presidente del Consejo Europeo, el belga Herman van Rompuy, propone un recorte de 80.000 millones de euros, que es rechazado por excesivo por un amplio grupo de países, mientras que Alemania, Reino Unido, Suecia u Holanda, entre otros, lo consideran escaso.

Shulz recordó a los Veintisiete, a quienes en algún caso se dirigió personalmente para recordarles la importancia que la financiación comunitaria ha tenido en algunas regiones de sus países, que "las decisiones que tomen ahora, conformarán la UE de mañana".

La aprobación de las cuentas comunitarias tiene que realizarse por la unanimidad de los Estados miembros y ser aprobada por el Parlamento Europeo.

El presidente de la Eurocámara recordó la situación de crisis en la UE, que algunos de sus países han entrado en una "profunda recesión" y las "enormes presiones para ahorrar".

Consideró que en ese entorno aumentar el presupuesto de la UE es "lo contrario de irresponsable e ilógico (...) al contrario, abogar por recortes en el presupuesto de la UE puede ser popular, pero es irresponsable".

Afirmó que para que Europa encuentre la salida de la crisis, "hay que reconocer que el presupuesto de la UE no forma parte del problema, sino de la soluciones".

En ese sentido subrayó que el presupuesto comunitario "es la más poderosa fuerza para el crecimiento en Europa", donde actualmente hay 25,8 millones de desempleados, además de afirmar que las políticas de estricta austeridad "no funcionan. Europa necesita crecer y el crecimiento es la mejor manera de reducir la deuda".

Shulz recordó a los Veintisiete que el 94 % del presupuesto comunitario se canaliza directamente en favor de los Estados miembros y les subrayó que los recortes que apliquen, "que quede claro, son recortes reales que afectarán a los europeos".

"El presupuesto comunitario no es dinero para Bruselas, sino para los europeos corrientes", afirmó Schulz, que señaló que ése era uno de los "malentendidos" en torno a las cuentas comunitarias, al igual que creer que es muy grande o que ha crecido mucho.

El presidente de la Eurocámara subrayó que el presupuesto de la UE representa el 2 % del gasto total de los Veintisiete y que mientras las cuentas de los Estados nacionales han aumentado el 62 % entre 2000 y 2010, las comunitarias crecieron el 37 %.