El presidente indio, Pranab Mukherjee, entregó hoy el premio Indira Gandhi al ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, por su contribución, dijo, a "la Paz, el Desarme y el Desarrollo".

El acto se celebró en el palacio presidencial Rashtrapati Bhavan de Nueva Delhi, donde Mukherjee subrayó que Lula merece el galardón por su defensa de esos tres principios, que "fueron los mismos que defendió Indira Gandhi y el Mahatma Gandhi".

Tras agradecer "de corazón" la placa conmemorativa con el reconocimiento, Lula destacó que el premio "no me pertenece a mí, sino al pueblo brasileño".

"El pueblo brasileño supo comprender que sin la lucha por la paz y la democracia no hubiera sido posible construir el Brasil que tenemos hoy en día", explicó.

Lula se refirió después a la influencia que sobre él tuvo el pensamiento del Mahatma Gandhi.

El ex presidente brasileño reveló que "el concepto indio de la paz y la democracia lo descubrí con la lectura de las enseñanzas del Mahatma Gandhi, que cambió mi vida, entonces como sindicalista, e inspiró después lo que sería mi vida política".

Aludió a continuación a la crisis económica internacional, sobre la que se mostró muy crítico y quiso dejar claro que "no ha sido originada por los pueblos".

Lula la atribuyó, sin ambages, a la "especulación y la irresponsabilidad del poder financiero".

"El mundo necesita un liderazgo que no haga políticas en favor del mercado, sino de la gente", apostilló.

En la ceremonia también intervino el primer ministro indio, Manmohan Singh, quien resaltó "la preocupación de Lula por los sectores menos favorecidos", y recordó "la destacable transformación económica y social de Brasil durante su mandato".

Asimismo tomó la palabra la nuera de Indira Gandhi, viuda de su hijo Rajiv Gandhi -ambos asesinados- y actual presidenta del gobernante Partido del Congreso, Sonia Gandhi, que calificó a Lula de "uno de los más carismáticos líderes de nuestra generación".

El premio Indira Gandhi ha recaído en anteriores ediciones en personalidades de la talla del ex presidente soviético Mijaíl Gorbachov, el ex presidente norteamericano Jimmy Carter y el antiguo secretario general de la ONU Kofi Annan.