El Instituto Cervantes no tendrá que cerrar ninguno de sus centros como había barajado debido a la reducción presupuestaria a la que tenía que hacer frente la institución en 2013 y solo permanecerá clausurado el de Damasco por la situación de guerra que atraviesa Siria.

El director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, ha efectuado este anuncio durante su comparecencia en el Senado, después de que el pasado mes asegurara en el Congreso que la institución que dirige estudiaba el cierre de sus centros de Damasco (Siria), Recife y Curitiba (Brasil) y Sofía (Bulgaria) tras haber visto reducida la aportación del Estado en un 37 por ciento para el próximo año.

García de la Concha ha explicado que el grupo parlamentario popular introdujo en el Congreso una enmienda al proyecto de Ley de Presupuestos para 2013, que será previsiblemente aprobada durante su tramitación en el Senado, por la que han podido aumentar sus recursos propios en 5 millones de euros, por lo que no tendrán que afrontar el cierre de centros.

El aumento de ingresos se llevará a cabo a través de una reorganización interna de administraciones colectivas de varias zonas, para optimizar los recursos. De esta forma, ha dicho el director del Cervantes, tampoco habrá reducción de personal en la institución.

Según el secretario general del Cervantes, Rafael Rodríguez Ponga, se trata de que el Instituto sea capaz de generar ingresos adicionales a la aportación de los presupuestos generales del Estado.