El comisario de Mercado Interior y Servicios de la Comisión Europea (CE), Michel Barnier, ha dicho hoy utilizando un símil futbolístico que la crisis económica "ya ha pasado el pico".

Durante un seminario organizado por el Instituto Europeo del Mediterráneo, el comisario ha pronosticado que la crisis económica "ya ha pasado el pico, pero todavía está en el inicio de la segunda parte", aunque se ha mostrado convencido de que las decisiones tomadas van por "buen camino".

Barnier ha manifestado que la economía "no se puede reactivar con dinero público", por lo que ha instado a facilitar la iniciativa privada y fomentar la colaboración público-privada.

El 60 % de estas colaboraciones se dan en forma de concesión donde "la falta de reglas permite manipulaciones y corrupción en muchos países como el mío", ha denunciado el comisario francés.

En este sentido, la Comisión Europea ha presentado una Directiva que regula por primera vez las concesiones públicas para "hacerlas más transparentes".

Barnier ha clarificado que "nadie en Bruselas obliga a externalizar y privatizar", sino que estas decisiones las toman los gobernantes de cada país.

El comisario europeo indicó que el crecimiento económico vendrá de las pequeñas y medianas empresas y de los territorios, entre los que ha citado a Cataluña, que ve como "uno de los principales territorios dinámicos de la UE".

Por otra parte, el comisario francés ha pedido reforzar el mercado único, ya que ha pronosticado "3 o 4 puntos de crecimiento" si aumentasen las exportaciones y disminuyesen las trabas burocráticas.

Parafraseando al primer ministro italiano y antiguo comisario, Mario Monti, Barnier ha asegurado que el mercado único es "cada vez más necesario, pero menos popular", por lo que ha considerado que la misión de los políticos es hacerlo atractivo.

El comisario francés ha ofrecido propuestas concretas como facilitar la protección intelectual de las innovaciones, un procedimiento diez veces más caro que en Europa que en EEUU, así como dar seguridad jurídica a la firma electrónica para favorecer el comercio a través de la red.

Michel Barnier ha trasladado su apuesta por el mercado único a los países del norte de África, a quienes ha recomendado que "supriman barreras comerciales".

De este modo, si hay un mercado común en la otra ribera del Mediterráneo, las relaciones de estos estados con la UE serán más fáciles, ha asegurado.

Asimismo, Barnier ha criticado la "falta de coraje y voluntad política" para converger la política económica, presupuestaria y fiscal de la UE, completando así el proceso de integración que se inició con la creación de la moneda única.

El comisario europeo ha recordado la crisis financiera, motivada por el "comportamiento escandaloso de banqueros" y la falta de regulación, que se originó en los EEUU y "aceleró" la crisis de deuda europea.

Barnier ha instado a "poner orden y ética" en los mercados financieros, a quienes ha pedido que estén al servicio de la economía real.

Michel Barnier, quien durante la conferencia ha reivindicado que los comisarios no han de ser burócratas, sino tener una visión política, es comisario de Mercado Interior y Servicios desde el año 2010 y ocupa la presidencia del Partido Popular Europeo desde 2006.

Anteriormente, había sido ministro de Asuntos Exteriores y de Agricultura y Pesca, en Francia, donde milita en la UMP.