El escritor y académico británico Clive Staples Lewis (1898-1963) tendrá un lugar en el famoso "rincón de los poetas" de la Abadía de Westminster, un honor reservado a reconocidos autores como John Keats, William Blake o T.S. Eliot.

Su nombre figurará en una placa conmemorativa de piedra que se descubrirá el 22 de noviembre de 2013, cuando se cumple el 50 aniversario de la muerte del autor norirlandés, conocido por crear el exitoso universo de "Las Crónicas de Narnia".

Esta obra, compuesta por siete novelas, relata la historia de cuatro hermanos, dos chicos y dos chicas que, al ser evacuados de Londres a la campiña inglesa durante la II Guerra Mundial (1939-45), descubren un mundo fantástico tras un armario.

Vernon White, experto en Derecho Teológico en Westminster, describió, en declaraciones a la BBC, a Lewis como "un pensador y escritor extraordinariamente imaginativo y riguroso", que "fue capaz de hacer creíble y atractiva la fe cristiana para mucha gente" a través de su obra.

Las referencias católicas en su saga más famosa -sus personajes descritos como "hijos de Adán y Eva", la relación con tintes cainitas entre dos de los hermanos, incluso una resurrección del considerado como salvador de Narnia- tienen, según White, una "creciente influencia" en la "vida nacional" del Reino Unido.

"Las crónicas de Narnia", cuya primera entrega "El león, la bruja y el armario" fue publicada en 1950, han vendido más de cien millones de copias en 47 idiomas y ha sido adaptada al teatro, televisión y cine.

Otros trabajos de Lewis, que cultivó además la crítica literaria y el ensayo, fueron "Cartas del diablo a su sobrino", "Trilogía Cósmica" y, en el apartado de no ficción, "Mero cristianismo" y "Milagros".